Publicado en línea el Viernes 22 de abril de 2016, por Emergente

Las comunidades originarias, bien lo dice el término, tienen su arraigo a este territorio previo a la colonización, mucho antes que se fundara el relato del crisol de razas. Relato que inculca la idea de que “bajamos de los barcos”, como si las Américas hubieran estado desiertas. Cuando a la expulsión, la persecución y el asesinato –todo a lo largo de Argentina- se la perpetró en nombre de “poblar” el país, de eliminar en la campaña del desierto a los nativos. Los sobrevivientes son pocos, pero su reclamo hoy se hace oír. Salvador Cáceres, hijo de la ecologista y activista hondureña Berta Cáceres, asesinada el último tres de marzo, se hizo presente en la marcha. “Vine para seguir compartiendo luchas y conociendo caminos, porque nuestra lucha en latinoamérica es la misma. Nuestro camino tiene que incluir muchas voces, muchos colores y seguiremos en pie de lucha”, afirmó.

Lo más paradójico acaso, es que la sociedad enarbola consignas de derechos humanos cuando el etnocidio aún no termina. Las familias oligarcas que en su momento se repartieron el país como si fuera un botín de piratas, encontraron un lugar riquísimo en todo sentido y se lo repartieron entre ellos, décadas después. No solo siguen impunes sino que transan con detestables empresas inmobiliarias. Como si todo fuera vendible, permutable. Pero el patrimonio territorial debería estar por encima de la propiedad privada. Las mujeres originarias nos proponen así una ley que abarque todos esos valores que anhelamos: la Ley del Buen Vivir. Esta ley ya ha sido presentada como anteproyecto, que dada la burocracia de los poderes del Estado, aún está a la espera de poder avanzar.

La consigna ante los pueblos que resisten es una sola: “O te vas o te matan.” ¿Por qué? Porque ellas y ellos ponen sus cuerpos delante de una topadora, no firman formularios web de Greenpeace. Siempre con la amenaza constante; de la policía o el sicario del empresario, expectante y vigilante. Otras comunidades, relegadas a lugares sin acceso a medios suficientes para poder mantenerse, viven en una pobreza extrema. Se los despoja de sus recursos, y no solo para vender las tierras al mejor postor, sino también para obligarlos a que vayan a las ciudades a ser mano de obra barata.

Tenemos mucho por aprender de todo lo que pasó y sigue pasando, ya que es una cuestión de identidad comunitaria volver a reconocernos como hijos de la Pacha, de la tierra. Muchas comunidades a lo largo del planeta están girando hacia una conciencia más despierta: de valoración y cuidado de los recursos naturales. Queremos decir derechos humanos y que no sean solo consignas, queremos que sean una verdadera política de estado profunda. Marchamos con las mujeres originarias porque ellas quieren lo que todas y todos queremos: Una nación que realmente sea pluralista, donde se respete la vida por sobre todo lo demás.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
EL SITRAIC aprobó bases solidas para su crecimiento nacional
"Estoy orgulloso de nuestra ministra de Seguridad"
Les élections du capital et du système
Por qué no firmamos
El relato macrista está divorciado de los datos de la realidad
Al menos dos muertos durante represión policial contra maestros en Oaxaca
Más del 84 por ciento de la población se declara indígena en Alto Biobío
¿Nunca más qué? Semana antirrepresiva
Ultimatum petrolero por los despidos
Taiwán pide disculpas por primera vez a los pueblos indígenas

EN LA RED :
Un monde de pauvreté
VIVAN LOS DDHH
Repudio a la represión de la comunidad del Lof Lafken Winkul Mapu
Alerta y movilización en defensa del FONID
Una gran victoria: la Justicia Penal de San Isidro rechazó desalojar Punta Querandí
Cuanto peor, mejor: la torre de control ordena el despegue de los conflictos que vienen
utpba, otro acuerdo de espaldas a los trabajadores
Subte: Volvieron las medidas de fuerza por conflicto salarial

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org