Publicado en línea el Sábado 2 de agosto de 2014, por (reenvio) Gabriela Barcaglioni

María Laura Córdoba fue asesinada el primer día de 2011. De la crónica policial se pueden tomar una serie de datos que permiten relatar quién, cómo, cuándo y dónde fue asesinada.

Tenía 19 años. Andrés Jesús Loto la golpeó con los puños y los pies en distintas partes del cuerpo, la ató a un árbol y la marcó con un objeto incandescente; la desató, la arrastró de los pelos y la dejó tirada en un paraje de la localidad santiagueña de Villa Hipólita, cercano a Beltrán.

Frente a un femicidio es posible retomar las historias de las mujeres asesinadas, en este caso la historia de vida de María Laura, buceando en ella para hallar elementos que permitan sostener una práctica política de denuncia intentando modificar un estado de cosas, una situación que vulnera el derecho de las mujeres a vivir una vida libre de violencia.

Repetir una y otra vez su nombre, los nombres de las mujeres asesinadas, para exigir Justicia para denunciar la falta de respuestas a tiempo, integrales.

Pero también, aún sin abandonar la individualidad de una historia, develar
una trama en la cual la cultura va diseñando estrategias para naturalizar la violencia que histórica y sistemáticamente se ejerce sobre nosotras, las mujeres, para minimizarla o justificarla.

El femicidio de María Laura Córdoba, o cualquier otro, puede interpretarse como lo hizo públicamente la defensora del asesino, la abogada Miriam Martín, quien en base a la versión que le contó su defendido señaló que los móviles del femicidio serían las supuestas infidelidades por parte de la víctima y la confesión de ser portadora de VIH.

Pero si la clave de interpretación es el patriarcado como un sistema o estructura de dominación, interclasista y metaestable, como lo describiera Celia Amorós, la trama hace eje en niveles ideológicos y simbólicos, en una serie de mitos, conceptos explicativos, valoraciones, asignación de roles y la necesaria socialización y transmisión de los mismos por instituciones como la familia, las iglesias, la escuela, por citar solo algunas.

La antropóloga Rita Segato afirma que el término femicidio/feminicidio desenmascara cómo el patriarcado se sustenta en el control del cuerpo de las mujeres y cuál es su carácter punitivo sobre ellas. Las marcas que la violencia femicida inscribió sobre el cuerpo de María Laura no hacen más que confirmarlo.

Según la autora, la consecuencia práctica de no entender estos homicidios como crímenes de odio contra las mujeres por el solo hecho de serlo es la 'propensión a justificarlos.'

'María Laura era infiel' es el argumento elegido para justificar el asesinato; aunque la pregunta que surge inmediatamente es si acaso no lo era el victimario que tenía otra mujer al momento de cometer el asesinato, como una forma de mirar a contraluz la norma que valora la conducta según se trata de un varón o una mujer.

También resulta un justificativo para convertir a la víctima en su propio verdugo el hecho de repetir –no sólo lo hizo la abogada defensora, sino los medios de comunicación locales- que la mató porque se habría enterado que era portadora de HIV.

Ambas consideraciones aisladas, sin el contexto del patriarcado, explican el homicidio, lo justifican y lo cierran en un episodio de índole policial. Pero pensarlo como una expresión de la violencia masculina/patriarcal justifica el sentido de control y posesión del cuerpo femenino y la idea de disciplinamiento que conlleva la violencia sobre aquellas mujeres que infringen el modelo de comportamiento esperado y deseable. Sobre todo cuando los femicidios se suceden con tanta similitud, con los mismos modus operandis, y generan las mismas defensas de quienes los cometen ('la maté porque el hijo que esperaba no era mío', 'si no era para mí no era para nadie', 'me era infiel').

La conclusión planteada por Segato en 'Qué es el femicidio. Notas para un debate emergente' es contundente y permite seguir reflexionando: 'En las marcas inscriptas en estos cuerpos los perpetradores publican su capacidad de dominio', dice la autora. No se trata de un acontecimiento aislado sino de un estilo de trato continuado, el femicidio es el epílogo de un círculo de violencia creciente.

Una de las hermanas de María Laura, Sandra Córdoba, recuerda que la relación llevaba dos años y que varías veces su hermana fue violentada físicamente: 'una vez la dejó muy estropeada, casi la mata'. Como una letanía ella repite que su madre fue a la comisaría a denunciar al victimario, pero 'como no era ella la víctima, no se la tomaron'.

Es imprescindible sensibilizar a las mujeres en particular y a la sociedad en general sobre las violencias para desnaturalizarlas y darles visibilidad. Pero aún así no basta, habrá que tener respuestas concretas y efectivas para las demandas, políticas articuladas y no anuncios de ocasión o sin recursos económicos y profesionales.

Los cambios sociales e individuales llevarán tiempo, no son inmediatos. Mientras tanto, para la familia de María Laura la espera es que la Justicia sancione una conducta que terminó con la vida de una joven de 19 años.

fuente http://www.artemisanoticias.com.ar/site/notas.asp?id=19&idnota=7356


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   BOLIVIA, golpe de estado

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ECUADOR

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
“La reforma laboral ya empezó”
Clases públicas frente a Mac Donald’s, denuncian precarización de la juventud
Impactante video de violencia policial en La Plata contra una jubilada
Masacre de Pergamino: Una noticia que no es novedad, una lucha que no cesa
Entrevista: La lucha de las trolebuseras continúa
Carta sobre el aborto, el feminismo, y el Poder
Vencer al extractivismo con resistencia popular argentina y latinoamericana
Conflicto docente sin solución, el gobierno volvió a ofrecer 19%
Rosario: Con el arte para otra parte
Luces y sombras de Corea del Sur, el contramodelo de Australia al que aspiraron los K

EN LA RED :
VIVA LA RESISTENCIA AL MACRISMO YANKY II
Un grito en toda Nicaragua: ¡Que se vaya Ortega
Las mujeres en la villa abortamos y hablamos de aborto
utpba, otro acuerdo de espaldas a los trabajadores
Subte: Volvieron las medidas de fuerza por conflicto salarial
Guerra total: Triaca aplicó una multa de más de 800 millones al gremio de Moyano
Automotrices avanzan con suspensiones y retiros, por caída de ventas y exportaciones
Comunidades originarias apoyan el reclamo en Agricultura Familiar

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org