Publicado en línea el Miércoles 5 de abril de 2017, por amalia

Albino Prada – Comisión JUFFIGLO de ATTAC España

Imagine usted que pretendo convencerlo de que España -y otros miembros de la zona euro- tenemos que recuperar la opción de devaluar una moneda propia; aún más, de tener el derecho a imponer a nuestros acreedores una reestructuración de las deudas o de suspender pagos, de volver a contar con mecanismos de control de la circulación de capitales. Seguro que me descalificaría como un antisistema anacrónico, un populista afrancesado, un antieuropeo… o todo eso junto.

Pues bien, esas son justo las conclusiones a las que llega Wolfgang Streeck en su libro (Comprando tiempo, Katz editores, 2016). ¿Quién viene siendo este señor? Pues nada menos que, durante años, director del prestigioso Instituto Max Planck de Investigaciones Sociales con sede en Colonia (Alemania), y profesor en esa universidad.

En su recomendable libro no se priva de definir al superministro alemán Wolfgang Schäuble como un «estratega neoliberal autoritario» (página 170) o de recomendar a los ciudadanos (sobre todo del sur de Europa) que, si no tienen millones en títulos de deuda -como sí tienen los mercados financieros- para usar como argumentos, llegado el caso se plateen usar… ¡adoquines! (página 157).

El lector de esta columna debiera tomar buena nota del tono con el que se habla de las cosas de comer en el corazón de Europa, porque me temo que en España estamos algo anestesiados y narcotizados con aquello de que cumpliendo los deberes saldremos algún día del atolladero económico y de deuda en el que nos fueron metiendo los últimos gobiernos y los banqueros globales.

De este asunto se ocupa W. Streeck en los dos primeros capítulos de su libro, donde analiza lo que llama tránsito a un capitalismo de Estados deudores, en el que los bancos han privatizado a un Estado que se financia con préstamos en vez de impuestos (que los ricos no pagan) y controlado por los acreedores, y no por sus ciudadanos. Acreedores a los que llama diplomacia financiera internacional (Goldman Sachs, J. P. Morgan o Pimco).

Un capitalismo en el que los ciudadanos deciden cada vez menos cosas, y donde la redistribución de la riqueza se considera herejía (para la justicia del mercado). Lo que se consigue blindando las finanzas públicas a las demandas ciudadanas con techo de gasto o reformas constitucionales. Un capitalismo en el que ha hecho colapso la prosperidad garantizada, campa a sus anchas la secesión de los ricos y en el que la tranquilidad de los mercados se cambia por la intranquilidad de los pensionistas.

Propone democratizar las instituciones y que así sea posible volver a poner a los mercados bajo control social. Para así poder mejorar la situación de aquellos excluidos del crecimiento neoliberal, si es necesario -y son palabras textuales- a expensas de la paz social y del crecimiento. En ausencia de todo esto, mientras estamos cada vez más confiados en los amigos europeos de Luis de Guindos, en Francia avanza Le Pen y un holandés presidente del Eurogrupo nos tilda de puteros, borrachos y morosos.

Publicado en La Voz de Galicia


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ECUADOR

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Políticas mundiales de Trump: los dos puntos álgidos
Especulación y delito
¿Hacia la res publica? Sí, con hermandad ciudadana internacional
Organismos poco conocidos que regulan nuestras vidas y haciendas en favor del “mercado”. El escándalo de la CNMC
Barcelona, culpables y responsables: más allá del terrorismo
Carta abierta a la Primera Ministra del Reino Unido:
OTOÑO 2019: PRIMERA OLA DE ACCIÓN
Petición de un pacto de Estado que equipare pensiones mínimas contributivas y de viudedad al Salario Mínimo Interprofesional
La protesta es democracia
Inteligencia artificial: el futuro de la especulación financiera

EN LA RED :
Noelia Vera: «Los bancos tienen que devolver el dinero que les hemos prestado»
Podemos se suma a la huelga climática del 27 de septiembre
Podemos denuncia el encarlamiento de cuatro líderes del Movimiento Sin Techo en Brasil
¿A quién vota la clase trabajadora en España?
Consulta sobre el sentido del voto de los diputados y diputadas de Podemos en las sesiones de investidura de la XIII legislatura

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org