Publicado en línea el Viernes 18 de agosto de 2017, por amalia

La Jornada (México) 18-08-17

El bárbaro atentado perpetrado ayer en La Rambla de Barcelona, en el que un individuo aún no identificado a bordo de una camioneta atropelló a una multitud de viandantes y que deja un saldo de 13 muertos y más de 100 heridos, debe verse como un capítulo más, sin duda trágico, de la confusa guerra que enfrenta a buena parte de las potencias occidentales con la organización integrista Estado Islámico (EI) y, en un sentido más amplio, con el magno conflicto que tiene lugar por el control de Medio Oriente y Asia central entre bandos difusos, grupos terroristas e intereses corporativos apenas disimulados.

El ataque de ayer en la capital catalana se inscribe, ciertamente, en la cadena de atentados que empezó el 16 de mayo de 2003 en Casablanca, Marruecos (45 muertos), siguió con las explosiones del 11 de marzo de 2004 en el Metro de Madrid (192 muertos y más de dos mil heridos) y continuó con una acción similar en los transportes públicos londinenses perpetrado el 7 de julio del año siguiente (56 muertos y 700 heridos). En la década pasada el accionar de grupos terroristas en países europeos o aliados de Occidente tenía como telón de fondo la incursión bélica de Washington y sus socios en Irak. Esa invasión creó el terreno fértil para el surgimiento de nuevas organizaciones fundamentalistas, más violentas que Al Qaeda, y que a la postre, alimentadas por las aventuras intervencionistas en Libia y Siria, confluyeron en el surgimiento del EI.

Ese grupo se ha caracterizado no sólo por ocupar militarmente territorios de variante extensión en Irak, Siria e incluso Egipto, sino también por reclutar a muchos de sus integrantes entre jóvenes europeos de ascendencia islámica. Así, buena parte de los atentados realizados en la década en curso (París, 7 de enero y 13 de noviembre de 2015, Bruselas; 22 de marzo de 2016; Niza, 14 de julio de 2016) han sido perpetrados por muchachos nacidos y criados en comunidades marginadas de Gran Bretaña, Francia, Bélgica y la propia España, lo que obliga a mirar hacia una nueva raíz de esta guerra difusa: además del rencor histórico de sociedades levantinas por los sempiternos abusos e intervenciones de Estados Unidos y Europa occidental en la región, tales acciones criminales (o, al menos, el atractivo de la radicalización entre jóvenes europeos) pueden leerse como un síntoma de conflictos sociales modulados por la desigualdad y el racismo que imperan, a pesar de todo, en el viejo continente.

Por otra parte, resulta significativo que la llamada guerra contra el terrorismo ha causado, en los escenarios de Irak, Afganistán, Pakistán, Libia, Siria, Turquía y otras naciones preponderantemente musulmanas, muchas más muertes de inocentes que las causadas en atentados en ciudades europeas, ya sea por supuestos errores de cálculo de las fuerzas militares occidentales en los teatros de guerra o bien por ataques con explosivos como los que regularmente tienen lugar en Afganistán, Pakistán e Irak. Sin embargo, los medios occidentales han logrado cultivar la indignación masiva y la consternación ante los segundos y una marcada indiferencia hacia los primeros. De hecho, en los pasados 30 días centenares de personas han muerto en Medio Oriente a consecuencia de acciones terroristas tan mortíferas como la de ayer en Barcelona, o más, sin que ello genere estados de opinión pública semejantes a los que se producen a raíz de acciones criminales como la perpetrada ayer en Barcelona.

En suma, conforme las potencias occidentales incrementan su participación y su protagonismo en los conflictos en naciones islámicas, más compenetran en ellos a sectores de su propia población y más fluidos se vuelven los vasos comunicantes entre los países involucrados. Y por ello sería deseable que Estados Unidos y sus amigos europeos repensaran su accionar en el gravísimo conflicto en el que se han involucrado. De otra manera, la escalada no se detendrá y más personas seguirán muriendo.

 

[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ECUADOR

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
El discurso del capital
¡Acabad ya con esta corrupción!
¿Una renta básica incondicional o los subsidios de siempre condicionados para pobres? Algo de filosofía política republicana
Desenmascarados: Los derechos corporativos en el renovado TLC México-Unión Europea
El hambre de la migración
Cifras macroeconómicas revisadas: el PIB retrocedió más de lo anunciado
Rescates bancarios después de Lehman Brothers: unión sagrada para una sagrada estafa
Pretender y extender: regresa la tragedia
Luces y sombras en la reducción de deuda del ayuntamiento de Madrid
¿Es España una democracia?

EN LA RED :
Noelia Vera: «Los bancos tienen que devolver el dinero que les hemos prestado»
Podemos se suma a la huelga climática del 27 de septiembre
Podemos denuncia el encarlamiento de cuatro líderes del Movimiento Sin Techo en Brasil
¿A quién vota la clase trabajadora en España?
Consulta sobre el sentido del voto de los diputados y diputadas de Podemos en las sesiones de investidura de la XIII legislatura

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org