Publicado en línea el Viernes 8 de septiembre de 2017, por amalia

Esther Vivas – Consejo Científico de ATTAC España

Alguna vez he oído decir que la comida ecológica es cosa de pijos, un lujo solo accesible para quienes se lo pueden permitir. Sin embargo, ¿los alimentos ‘bio’ son tan caros como se afirma? ¿Es imposible comer ecológico en tiempos de crisis?

El precio es a menudo utilizado como argumento para justificar la dificultad para acceder a este tipo de productos, pero no todos los alimentos ecológicos valen igual ni el conjunto de establecimientos los venden al mismo precio. No tiene nada que ver comprar fruta y verdura de temporada con llevarse unas salchichas de tofu o unas cortezas de lentejas. El coste de las primeras no tiene por qué ser más caro que el de un alimento equivalente producido en convencional. Mientras que el precio de un producto ‘bio’ altamente procesado nos puede subir, y mucho, el tique final de la compra.

El precio de una dieta saludable

Hay productos artesanos como yogures, mermeladas, zumos… que podemos pensar que tienen un importe excesivo, pero si buscamos su parecido en calidad en el súper, aunque no lleven la etiqueta de ecológico, su valor no será muy distinto. Otro factor a tener en cuenta es el lugar de compra. Hay supermercados “bio” y tiendas gourmet que se dirigen a un público con un alto poder adquisitivo y esto se refleja en la factura, pero otras tiendas de barrio pueden tener unos precios más ajustados, en especial en los frescos. También es posible adquirir fruta y verdura directamente al agricultor, en mercados de payés, con lo que evitaremos intermediarios. Y si obtenemos los productos en un grupo o cooperativa de consumo, que funciona con trabajo voluntario y compra a varios campesinos, su precio será más reducido.

Hay barrios donde hay tiendas ‘bio’ en cada esquina, mientras que en otros apenas encontramos alguna, y no es casualidad. El producto ecológico no tiene por qué ser caro, pero seguro que lo es más que uno de marca blanca o de inferior calidad. ¿Cuántos tomates saben hoy a tomate? Si alguien no llega a final de mes, y apenas puede pagar la luz y el alquiler, no podrá comprar un producto “bio” pero tampoco mantener una dieta saludable. Los estratos sociales más bajos y quienes más dificultades económicas padecen son aquellos que comen peor.

El otro problema que tenemos es que hemos desaprendido a comer y a valorar nutricionalmente lo que nos llevamos a la boca. Tal vez podríamos ahorrar comiendo bien, pero ¿quién sabe hacerlo? No dudamos en pagar lo que sea por un móvil de última generación o en cambiarnos la ropa cada temporada, mientras pensamos que tal vez “gastamos” demasiado en comida. Lo cierto es que comprar alimentos ecológicos y de calidad es una inversión en salud, pero la mayoría no lo ve así. De hecho, nuestra clase social determina lo que comemos. El perfil del consumidor “bio” es una persona con estudios superiores, que se cuida y se informa de lo que compra.

Democratización y transformación

Con la llegada de lo ecológico a la gran distribución, algunos hablan de “democratización” del sector, al ofrecer dicho producto a un precio inferior, a partir de la gestión de grandes cantidades. Sin embargo cuando hablamos de alimentos “bio” creo que tenemos que ir más allá de la etiqueta. Su valor no debería limitarse al hecho de no contener pesticidas químicos de síntesis sino a su capacidad de transformar el modelo agroindustrial dominante, y apostar por una producción, una distribución y un consumo más justo desde un punto de vista medioambiental y social. Lo que significa que además de ser “bio” sea local, campesino, que respete unas condiciones de trabajo dignas y para aquellos alimentos que vienen de lejos como el cacao, el café… que sea de comercio justo.

La “democratización” de lo “bio” difícilmente llegará con su comercialización a través del supermercado, la gran distribución no es motor de cambio ni de justicia. Al contrario, sus ingentes beneficios se basan en la explotación campesina, el abuso medioambiental, la injusticia comercial y el trabajo precario. Hacer accesible el producto ecológico a la mayoría pasa por la implicación activa de la administración. Con el consumo ecológico ganamos todos: nuestra salud, el planeta, la economía local, el campesinado. De aquí que las instituciones públicas tienen que asumir responsabilidades, apoyando al sector, facilitando su producción y distribución, incorporando en sus dependencias y comedores dicho producto, sancionando las malas prácticas de la agroindustria y los supermercados y proporcionando desde la escuela una educación nutricional de la que hoy carecemos.

La comida ‘bio’ no es cosa de pijos, es cosa de todos.

 

Publicado en El Periódico

Esther Vivas


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   BOLIVIA, golpe de estado

   COLOMBIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ECUADOR

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Europa paga sus platos rotos y los de otros también
Comprender la cuenta de resultados de un banco: el beneficio convierte a la actividad bancaria en peligrosa
El desborde feminista se enfrenta a la impunidad de las agresiones a mujeres en Perú
Argentina subordinada a la agenda del capitalismo mundial
Venezuela: los argumentos de la democracia
Las víctimas colaterales de la nueva Guerra Fría EE.UU.-Rusia
La necesidad de una reforma fiscal
Blanco y en botella
La guerra de Trump
Accidentes de trabajo: una lacra silenciada

EN LA RED :
Héroes de la COVID-19 y fin de la irregularidad
Podemos exige impedir la anexión de Cisjordania
La batalla por la democracia internacional se está librando hoy en Estados Unidos
Frente a la COVID-19, Podemos exige justicia global y cambios en la deriva reaccionaria de la geopolítica internacional
Podemos sobre la suspensión de la democracia en Hungría
Podemos ante la negativa del Eurogrupo de adoptar medidas contra el COVID-19
Podemos apoya las movilizaciones del 8M 2020
Podemos ante la violencia y la suspensión del derecho de asilo en Grecia

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org