Publicado en línea el Miércoles 10 de enero de 2018, por amalia

Santiago González Vallejo – Plataforma por la Justicia Fiscal

España tiene un diferencial de siete puntos de presión fiscal respecto a los países de la eurozona

Dado que la reducción del déficit público tiene que realizarse pagando los intereses de una deuda pública de casi el mismo valor que el PIB que supone más del 2% del PIB, el margen que queda es atemperar el crecimiento de gasto en otras partidas presupuestarias

Eurostat ha constatado que España ha reducido en el año 2016, 4 décimas su presión fiscal (la suma de impuestos y cotizaciones sociales dividida por el PIB), hasta llegar al 34,1% del mismo, estando 7,2 puntos por debajo de la presión fiscal de la eurozona.

Ha ocurrido por dos razones: un crecimiento del 3,3% del Producto Interior Bruto, que actúa de denominador, y unos cambios normativos fiscales que han impedido poder recaudar más de 6.000 millones de euros según cálculos del propio Ministerio de Hacienda. Eso, sin entrar en el fraude fiscal. Las decisiones de reducir ingresos fiscales se toman cuando España aún sigue teniendo un déficit estructural (ingresos menos gastos descontando intereses de la deuda) no corregido. Eliminarlo es imprescindible para reducir el tamaño de la deuda pública. Es necesario para tener margen de maniobra para cuando haya un cambio de ciclo o cambien algunos aspectos de la coyuntura beatífica exterior, tipos de interés bajo, política monetaria laxa, tipo de cambio euro-dólar reducido, precio del petróleo relativamente soportable o una excelente demanda turística.

El Gobierno y sus aliados parlamentarios confían en la inercia del crecimiento económico para reducir el déficit excesivo por el que nuestro país está en la lista de países europeos bajo especial observación de la Comisión Europea. Y, aún más, tener margen para alguna de sus prioridades, como bajar impuestos. Pero dado que la reducción del déficit público tiene que realizarse pagando los intereses de una deuda pública de casi el mismo valor que el PIB que supone más del 2% del PIB, el margen que queda es atemperar el crecimiento de gasto en otras partidas presupuestarias. Y también mantener unos criterios normativos restrictivos de gastos que afectan a muchos ciudadanos, por ejemplo, el acceso a las prestaciones de desempleo o la revalorización de pensiones.

Nos encontramos, pues, en una situación de recuperación parcial de datos macro-económicos, con un PIB e ingresos públicos nominales similares a los anteriores a la crisis, pero otros datos muestran que la crisis no se ha superado.

Todos somos conscientes del déficit de la Seguridad Social y cómo las listas de espera quirúrgica no se reducen, así como de la falta de refuerzos en educación para reducir el fracaso escolar.

Hay una necesidad de facilitar de forma sostenible gastos públicos no cubiertos. Ciertas partidas presupuestarias tienen un significado claro de calidad y esperanza de vida. Este sería el caso de la dependencia. El Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales ha reconocido que de 2012 a este año han muerto unas 200.000 personas dependientes, en listas de espera, sin disfrutar de una atención que por ley tenían derecho.

Por todo esto, desde un planteamiento querido por la ideología de la estrecha estabilidad europea, hasta un planteamiento más social y contrario a la creciente desigualdad, la reducción del déficit no debe ser sólo por crecimiento económico, o que provenga de un limitado crecimiento de gasto social por mantener restricciones, por el sacrificio de listas de espera o desatenciones corregibles.

La política de cohesión europea debe construirse con cooperación, armonización y fortalecimiento del tejido productivo donde la distribución del gasto público sea en función de pertenecer a la ciudadanía europea y no del país de nacimiento. España tiene un diferencial de siete puntos de presión fiscal respecto a los países de la eurozona. Pero, hasta hoy la política de estabilidad sólo ha priorizado la reducción del déficit y ralentizar el gasto público para alcanzarlo. Ahora, parece que se quiere incluir un Pilar Social en la estabilidad, que debe incluir la seguridad de cumplimentar las prestaciones sociales. Por eso, que la senda de ingresos públicos sea estable y acorde al crecimiento de las rentas y riqueza es tan importante. Una lectura de cuan coherente sea la política de estabilidad europea es la persecución efectiva de la elusión fiscal de las multinacionales y si se dota de unos mínimos impositivos en las rentas y riquezas de su ciudadanía, aspectos en los que los rectores de la actual construcción europea no han sido muy eficientes.

Pero, volviendo a lo nacional, teniendo en cuenta la falta de coberturas sociales o de inversión y el diferencial de presión fiscal en perjuicio de la ciudadanía española, no se entiende que se quiera aprovechar el crecimiento económico para reducir normativamente los impuestos, eliminando progresividad fiscal. Al respecto, véase la carrera de ciertos gobiernos autonómicos y partidos políticos por reducir el impuesto sobre el patrimonio, sucesiones o IRPF, mientras sobrecargan las rentas del trabajo (ya sea en cotizaciones o IRPF) frente a las rentas de capital y riqueza.

Eurostat muestra desnudo al rey. Sin conseguir la reducción del déficit público al que se ofrecían todos los recortes, independientemente de cómo se lograba, sin lograr alcanzar coberturas sociales en personas vulnerables, con carencias inversoras, se ha reducido la presión y progresividad fiscales, contra una política de estabilidad y mejora de la cohesión y equidad sociales.

Publicado en nueva tribuna


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ECUADOR

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
¿De quién son los gasoductos?
Daniel Raventós: “Un partido de izquierdas que apostara por la renta básica, que la argumentara, tendría mucha fuerza”
Trump da su primera orden ‘reaganiana’: ¡A desmantelar la regulación financiera!
Unidas Podemos exige al Gobierno que intervenga de forma inmediata en la situación de Alcoa
Desenmascarados: Los derechos corporativos en el renovado TLC México-Unión Europea
Otro mito liberal que los hechos desmienten
Propiedad, multinacionales y derechos humanos
Religión, selección natural y EEUU
Podemos reivindica que no se quede ningún minero en el camino hacia un nuevo modelo energético
¿Es el euro el problema?

EN LA RED :
Préstamos inmobiliarios ilegítimos e ilegales
Noelia Vera: «Los bancos tienen que devolver el dinero que les hemos prestado»
Podemos se suma a la huelga climática del 27 de septiembre
¿A quién vota la clase trabajadora en España?
Consulta sobre el sentido del voto de los diputados y diputadas de Podemos en las sesiones de investidura de la XIII legislatura

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org