Publicado en línea el Viernes 2 de febrero de 2018, por amalia

Gustavo Duch – Consejo Científico de ATTAC España

1484136464663.jpg

 

Me preocupa el despilfarro alimentario. Desde principios de esta década se está generando mucha información para denunciarlo. Así, ya sabemos que entre un 30 y un 50% de los alimentos producidos acaban en la basura; sabemos también que si el desperdicio de alimentos fuera un país, sería el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero; y que todo esto sucede mientras 815 millones de personas pasan hambre y el planeta sigue calentándose.

Pero no solo me preocupa la cantidad de alimento que no se aprovecha, también me preocupa, y mucho, el tratamiento que se hace de esta cuestión. Pareciera que solo hay dos culpables: al inicio de la cadena alimentaria, las y los agricultores que tiran sus tomates y mandarinas para que suban los precios y forrarse, y en el otro extremo, las y los consumidores, una pandilla de derrochadores sin conciencia. El actor que los conecta, los supermercados, sale prácticamente inmune.

Los datos que se manejan no son fiables, nadie audita el porcentaje que lanzan los supermercados pero no solo se trata de quién despilfarra más sino de qué factores lo provocan. Y es ahí donde queda claro que, en este sistema alimentario actual, el poder que ejercen los supermercados como amos y señores de la distribución, es el mayor responsable del problema.

Por un lado, porque marca los precios al sector productivo, tan bajos, que finalmente a este no le sale a cuenta ni vender, o bien porque marca estándares muy rigurosos que, como me contaba un payés de El Prat, provocó que ningún súper le comprara una magnífica campaña de calabazas por ser más grande de la norma. Por otro, porque además de haber hecho desaparecer al pequeño comercio donde era fácil comprar al detalle, cantidades precisas y sin envases, es un estimulador nato del compre dos y llévese tres o del paquete maxiahorro que, o no acabamos consumiendo o nos enferma de obesidad.

Tantas campañas centradas en culpabilizarnos no creo que sea casual. Con el alma en un puño cuando tenemos que tirar comida, nos cuesta mucho señalar con el dedo que la inmoralidad está básicamente en el sistema y sus grandes beneficiados. Nos tiembla el pulso si queremos explicar que la basura llegó de la mano de la alimentación industrial. Además, ver que la verdura y la fruta es algo que se puede echar a perder, de alguna manera, les está haciendo perder valor y lo que gana reconocimiento y adeptos es el alimento procesado que “nunca caduca”. Y ya verán como en breve tendremos campañas de la industria alimentaria con “alimentos contra el despilfarro” o nuevos transgénicos para obtener frutas y verduras no perecederas.

Pero si hay alimentos inmortales es porque no están vivos. Es una alimentación que se aprovecha del miedo a la muerte, en lugar de re-enseñarnos que es la muerte la que nutre la tierra de materia orgánica donde crecerán nuevos alimentos en un círculo infinito y virtuoso. Las campañas contra el despilfarro deberían centrarse en promover otra manera de consumir, con alimentos frescos, ecológicos, de proximidad.

Mortales y que deben volver a la tierra.

El Periódico de Catalunya

PALABRE-ANDO


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   BOLIVIA, golpe de estado

   COLOMBIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ECUADOR

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Bankia, nuestra banca pública de depósitos
Los bancos centrales, la banca pública y la desigualdad.
Ecuador, entre la continuidad transformadora o la restauración neoliberal
Las migraciones que vienen
Los Paraísos Fiscales son una vergüenza global. Ahora es tiempo de ponerles fin
Hablemos de bajar impuestos
Sí que hay alternativas al determinismo económico y/o tecnológico
Tarjeta roja para la “Loi Travail” en Francia
¿Hacia una nueva internacional socialista y más reivindicativa?
Inteligencia artificial: el futuro de la especulación financiera

EN LA RED :
Podemos sobre la suspensión de la democracia en Hungría
Podemos apoya las movilizaciones del 8M 2020
Podemos ante la violencia y la suspensión del derecho de asilo en Grecia
No a la institucionalización del apartheid y del crimen de guerra en Palestina
Podemos ante el resultado de las elecciones en Gran Bretaña
Consulta sobre nuestra participación en un Gobierno de coalición
Preacuerdo de gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos
Podemos condena el Golpe de Estado en Bolivia

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org