RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > ARGENTINA > Cargill: planta militarizada, obreros en lucha

Cargill: planta militarizada, obreros en lucha

Miércoles 14 de febrero de 2018, por Indymedia Rosario

Tras los 45 despidos concretados el martes 30 de enero en las plantas de Villa Gobernador Gálvez, Punta Alvear y Bahía Blanca, la semana pasada se realizaron dos audiencias. Una en el Ministerio de Trabajo de la Nación, donde Cargill pretende sentarse a discutir de la mano 'amiga' hoy representada por las autoridades nacionales. En un marco de tensión y fuertes discusiones, no hubo avances sobre la reinstalación y al día siguiente se repitió el escenario en el Ministerio de Trabajo de Santa Fe.

La superposición de instancias conciliatorias se da en un entorno enrarecido. La multinacional no acató la medida dispuesta por la cartera provincial, firmando el acta a las 12.00 horas del 31 de enero e incumpliéndola dos horas más tarde. Cambió la actitud cuando al día siguiente la disposición vino de las oficinas de Trabajo de la Nación.

En la audiencia que se realizó en Rosario el pasado jueves, nuevamente el Ministro Julio Genesini presidió la mesa a la que se sentaron junto con los delegados, los dirigentes nacionales de la Federación Aceitera y el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de Rosario, Daniel Yofra y Adrián Dávalos.

El reclamo gremial tuvo dos ejes fundamentales: que se reinstale a los despedidos y que cese la militarización en la planta de Villa Gobernador Gálvez. “Se planteó la militarización de la planta con más de cien efectivos, la gente debía entrar haciendo caso a la conciliación obligatoria dispuesta por la provincia y se generó una extrema tensión, estamos preocupados por la presencia de fuerzas nacionales en la planta donde la gente va a trabajar”, contó Sergio Díaz, Secretario de Prensa del SOEAR y referente de Cargill Punta Alvear.

Consultado sobre la situación cotidiana dentro de la fábrica, Marco Pozzi, Secretario de Salud Laboral de la Federación y delegado de Cargill VGG, contó que “los compañeros están tranquilos porque el sindicato está, saben que solo con la lucha saldrá adelante. En la audiencia le preguntamos a la empresa por qué pone gente armada si lo que necesitan es gente trabajando. Es una muestra de lo que están haciendo a nivel nacional: militarizar los conflictos”.

Para el Secretario General del SOEAR, Adrián Dávalos, la avanzada de la principal exportadora de derivados de soja “tiene que ver con la paritaria, es un ataque directo a la Federación Aceitera en complicidad con el gobierno nacional para adoctrinarnos en la paritaria en este contexto político. Rescatamos que el gobierno de la provincia no se haya corrido, porque el problema es en Santa Fe y es también su responsabilidad asumida interceder”.

Sin retiro, despido

En los primeros días del año, la multinacional de origen norteamericano Cargill, una de las corporaciones más grandes del mundo, empezó a ofrecer retiros voluntarios en la planta de San Lorenzo. Ante la consulta de los medios de prensa, la empresa emitió un comunicado el día 6 de enero planteando que se trataba de “un proceso de transformación”.

“No estamos cerrando puestos de trabajo, sino sólo sustituyendo algunas posiciones con perfiles acordes a los nuevos desafíos del negocio. Cargill está pasando por un proceso de transformación, que tiene como principal objetivo garantizar la sostenibilidad de nuestras operaciones a largo plazo”, detallaba la firma.

Pocos días después, la agroexportadora que más factura en el país avanzaba ofreciendo retiros en las plantas del complejo Punta Alvear – Villa Gobernador Gálvez y Bahía Blanca. La respuesta inicial de los distintos sindicatos que poseen afiliados en dichas plantas fue de rechazo total. Tanto la de los sindicatos Aceiteros de Rosario y Bahía Blanca, como el de San Lorenzo que a diferencia de los anteriores no integra la Federación nacional de los trabajadores aceiteros.

En el complejo Punta Alvear – Villa Gobernador Gálvez, en particular, la empresa se comprometió expresamente ante la parte gremial a desistir con los retiros voluntarios y que la reestructuración mentada se hiciera “con toda la gente adentro”.

Nada de eso se cumplió y el 30 de enero impidió el ingreso a los trabajadores que se habían negado a acceder al retiro voluntario. Muchos de ellos habían sido reubicados por la lucha de la comisión interna en puestos distintos a los de origen por enfermedades laborales. Por ello los delegados indicaron que la intención de la firma es deshacerse de los trabajadores que aunque promediando los 40 años ya sufren los efectos de las dinámicas laborales.

Vale mencionar que Cargill facturó en 2017 47.835 millones de pesos sólo en su sede argentina y esa cifra se compone mayoritariamente en concepto de exportaciones. La casa matriz está en un paraíso fiscal y mantiene conflictos permanentes con AFIP según dicen sus propias memorias y balances. El motivo principal de éstos son la subfacturación, triangulación y diferencias en los precios, cantidades y calidades exportadas.

La siguiente estación del conflicto es la semana entrante, con otras dos audiencias seguidas en ambos ministerios. El 20 de febrero en Buenos Aires y el 22 en Rosario. Con un panorama duro pero resuelto, Dávalos alertó: “no la van a sacar barata, estamos dispuestos a que ingresen los compañeros o no entra nadie. Vamos a pelear hasta las últimas consecuencias”.


Ver en línea : http://argentina.indymedia.org/news...

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?