RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > MÉXICO > Experta de la IBERO comparte ocho pasos para enfrentar una crisis

Experta de la IBERO comparte ocho pasos para enfrentar una crisis

Miércoles 21 de febrero de 2018, por Admin2

Una crisis puede presentarse en cualquier momento y es importante estar preparado para actuar en caso de ser necesario. El sismo de 7.1 grados Richter que sacudió a México el 19 de septiembre del 2017 puso a la comunidad en crisis, pues se trató de un acontecimiento que rebasó a la sociedad y que generó mucho estrés.

La Mtra. María Luisa Hinojosa, Coordinadora del Programa de Desarrollo de Habilidades Emocionales y Prevención de la Universidad Iberoamericana asegura que una crisis es el estado de desorganización producido por el impacto de una situación que altera la vida y que sobrepasa la capacidad habitual de las personas para enfrentar problemas. Por ejemplo, un terremoto, un accidente grave o un asalto violento generan gran estrés debido a que exceden el rango de experiencias humanas habituales.

“Tenemos que pensar que la crisis es la que nos sobrepasa, con lo cual no le vamos a poder hacer frente tan tranquilos como en otras ocasiones. Se trata de una situación extraordinaria, no es algo que tengamos pensado”, señaló la especialista.

De acuerdo con Hinojosa, un primer apoyo durante una crisis es amortiguar el impacto generado por el evento crítico, a fin de facilitar que las personas afectadas se estabilicen y estructuren. Es necesario acompañar a las personas hasta que un familiar o un encargado de la emergencia las atienda.

Sin embargo, es importante que la persona que brindará ayuda no entre en crisis. “Si me conozco y sé que reacciono mal, pido ayuda y yo no permanezco ahí, pues sería contraproducente”.

Hinojosa recomendó seguir los siguientes ocho pasos como apoyo individual para una persona que se encuentra en crisis. Su duración es variable, puede ir desde algunos minutos hasta unas cuantas horas, según las necesidades de quien está en crisis.

  1. Establecer contacto. Tiene como fin ayudar a la persona a mantener el contacto con la realidad externa y favorecer que la persona se sienta acompañada. La ayudo a mantenerse en su realidad. Tenemos que preguntarle si está bien y estar atentos a la respuesta para saber si hay algún tipo de conmoción.
  2. Dar apoyo y comprensión. No se trata de un apapacho, sino de entender desde dónde está necesitando la ayuda. El objetivo es que la persona se sienta comprendida, aceptada y apoyada. Esto favorece la estabilización emocional. Aquí lo importante es dejar que hable, no preguntarle cosas a profundidad. Evitar decir “esto va a pasar pronto”, pues eso provoca mayor confusión en la persona.
  3. Evaluar consecuencias del evento crítico. Detectar las necesidades inmediatas derivadas de la ocurrencia del evento crítico. Aislar ‘positivamente’ la situación para que no se genere una crisis en la comunidad, grupo o zona en la que estoy.
  4. Evaluar circunstancias de vida. Contextualiza el impacto crítico a partir de las circunstancias de vida de la persona, esto ayuda a saber qué está sucediendo.
  5. Determinar acciones inmediatas y favorecer conductas adaptativas. No sancionar, no criticar ni decir qué tiene que hacer la persona en crisis.
  6. Es importante proteger al afectado. Proteger la integridad de la persona. Toma decisiones respecto a acciones inmediatas.
  7. Proporcionar información acerca de las reacciones habituales ante la crisis. Normaliza las reacciones propias de la crisis. Es normal que estés triste y en crisis; es normal no dormir, muchas personas tienen estas formas de responder ante estos eventos. Deja de ser normal cuando rebasa el mes. Las respuestas de ansiedad, tristeza y expectativa después de un impacto de crisis pueden durar un mes y es normal, pero si lo rebasa se puede pensar que la persona está en una reacción postraumática, donde el estado de ansiedad es mucho más alto y si a esto no se le da solución la persona entrará en pánico y es importante atenderse.
  8. Cierre. Finalizar el primer apoyo individual. No hacer promesas que no se van a cumplir, no inventar información para tranquilizar a la persona. Acompañar a la persona hasta que un familiar o encargado de emergencia se haga cargo de él o ella.

Preguntas clave para la intervención en crisis:

¿Cuánto tiempo se le dedica?

  • De minutos a una hora, sólo una sesión o encuentro. Sólo el tiempo que tome estabilizarla.

¿Quién puede llevarla a cabo?

  • Cualquier integrante de la comunidad universitaria: médicos, enfermeras, maestros, tutores estudiantes, personal de vigilancia, administrativos.

¿Cómo debe ser el lugar para brindar la atención?

  • Ambiente informal. De preferencia un lugar separado, con tranquilidad y privacidad.

¿Cuál es el objetivo final?

  • Restablecer el equilibrio, dar apoyo de contención, evitar alguna eventualidad de riesgo y solicitar el apoyo de los especialistas en caso de ser necesario. La principal función es brindar información y realizar el enlace.
  • Acompañar provoca estabilización en la otra persona.

Este material se publica con autorización de la IBERO

La entrada Experta de la IBERO comparte ocho pasos para enfrentar una crisis aparece primero en Desinformémonos.


Ver en línea : https://desinformemonos.org/experta...

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?