Publicado en línea el Sábado 9 de junio de 2018, por Colectivo al Margen / Bariloche

Marta Rankewe (en el centro) convocó a un encuentro para analizar el fallo que otorga la titularidad de tierras a la comunidad vecina Tripay Antu.

Prudencia es la que reina en la comunidad Rankewe tras el fallo de la jueza federal María Sarmiento, quien días atrás ordenó transferir el dominio de tierras en la ladera noreste del cerro Otto al Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), para que sean adjudicadas a sus ocupantes, el lof Trypay Antú. Si bien la sentencia fue apelada por el Estado, constituye un hecho inédito que sienta jurisprudencia.

“Los mapuches somos buenos para cuestionarnos”, se ataja Marta Rankewe, werkén de la comunidad vecina a la Trypay Antú, excluida de la medida judicial.

Por ello, antes de expresar su opinión personal Al Margen, prefiere anticipar que en los próximos días un encuentro de las comunidades Rankewe, Tacul, Huenuleu, Ñiriwau y Maliqueo -todas habitantes de la zona- adoptará una posición colectiva.

“El titulo de propiedad puede garantizar la tranquilidad para las generaciones que vienen, pero no nos cambia en lo económico. Porque no podemos vender o alquilar las tierras. No sólo nos lo prohíben las leyes, sino la moral mapuche. No podemos deshonrar a los mayores. Vender territorio es como vender un brazo”, dice.

Marta vive hacia el final de la calle Isla Huemul que nace sobre ruta 82, en la misma porción de tierra donde lo hacía su bisabuela. La rodean gallinas y chivos que caminan libres frente a la puerta de la vivienda con techo de chapa de zinc. Allí nos recibe, al regreso de su trabajo doméstico en casas ajenas.

“Nuestro reclamo es político, no judicial”, sintetiza para explicar que los Rankewe sólo irán por la titularidad de las tierras, cuando su mensura finalmente esté certificada.

En 2006 se aprobó la ley 26.160 que suspende el desalojo de los terrenos ocupados por indígenas cuyas personerías jurídicas están inscriptas en el Registro Nacional de Comunidades Indígenas. Asimismo, la legislación ordena al INAI el relevamiento técnico —jurídico— catastral de la situación dominial de esas tierras. Aproximadamente son 1454 las comunidades en esta situación.

“Inmediatamente después de sancionada la ley, le exigimos al Estado nacional que antes de cualquier relevamiento que nosotros consideramos ya documentado, mensure nuestro territorio con un agrimensor de Bariloche. Y así fue”, explica Marta. “Pero la certificación de esa mensura nunca apareció”, denuncia.

Según la werkén, la comunidad atravesó siete juicios impulsados por el Ejército argentino, que reclama la propiedad de las tierras. Todas esas instancias, sostiene, sirvieron como documentación de relevamientos.

La mala relación con el Ejército se remonta a la primera mitad de siglo XX, cuando arribó a Bariloche Napoleón Irusta, el primer Jefe con destacamento en la ciudad. Desde entonces, los Rankewe vivieron tiempos más o menos intranquilos.

La tensión tuvo puntos álgidos en 1973, en un intento de desalojo violento que precedió al de fines de junio de 1983, todavía en dictadura. Entonces, los soldados mataron animales y corrieron a las comunidades a punta de pistola.

Marta recuerda aún el día que Roberto Bendini, jefe del Estado Mayor General del Ejército durante la presidencia de Néstor Kirchner, le pidió disculpas “por las equivocaciones” de la fuerza con los Rankewe. “No lo podemos reconocer abiertamente”, le dijo. “Vamos a ver cómo lo resuelven los abogados”.

Por Pablo Bassi

Equipo de Comunicación Popular Colectivo al Margen


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
telefonos celullares
El niño linchado
Asamblea General: 23 de Julio en Angosto de Perchel
Crímenes de lesa humanidad: un fallo con aroma PRO
Despidos y persecución sindical en Tenaris, Valentìn Alsina
Exigimos la absolución de los delegados de Perfil-SiPreBA
Emergencia humanitaria en las cárceles y comisarías de Provincia de Buenos Aires
Comienza la Cátedra libre de Derechos Humanos “Luciano Arruga”
La inmobiliaria que difama vecinos y vecinas
Leandro Aparicio: "Es el Estado quien tiene que bajar a buscar ese cuerpo"

EN LA RED :
Un monde de pauvreté
Cuanto peor, mejor: la torre de control ordena el despegue de los conflictos que vienen
Subte: Volvieron las medidas de fuerza por conflicto salarial
Guerra total: Triaca aplicó una multa de más de 800 millones al gremio de Moyano
Automotrices avanzan con suspensiones y retiros, por caída de ventas y exportaciones
Las mujeres en la villa abortamos y hablamos de aborto
Alerta y movilización en defensa del FONID
Repudio a la represión de la comunidad del Lof Lafken Winkul Mapu

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org