Publicado en línea el Jueves 10 de marzo de 2016, por ANRed - Sur (redaccion@anred.org)


La política de los EE. UU hacia América Latina ha sido una prolongación de estrategias en el tiempo donde se produce el juego antitético de asistencia directa y encubierta – estrategia pública y clandestina. Por Patricia Rodriguez para ANRed

El golpe cívico-militar del 24 de marzo de 1976 se produjo con el apoyo político, económico y militar de Estados Unidos, entonces gobernada por el republicano Gerald Ford, por el vicepresidente Nelson Rockefeller y el secretario de Estado, Henry Kissinger.

El gobierno de Ford otorgó ayuda financiera a la Junta Militar luego del anuncio del plan económico de Martínez de Hoz, funcional a los intereses norteamericanos, de tal manera que la política monetaria del Banco Central fue estipulada en mayor medida por Wall Street y el FMI, organismos cuyo accionista mayoritario es EEUU.

En los meses siguientes al golpe, fluyó también la asistencia militar en la supuesta lucha contra la subversión que dejó el triste saldo de 30.000 detenidos-desaparecidos. Entonces, eliminada la resistencia popular a través de las torturas y desapariciones se inició la destrucción del país imponiendo un nuevo orden mundial de sometimiento. Consecuentemente, el golpe de estado no sólo fue militar, sino también civil, en tanto benefició a determinados sectores concentrados de la economía (co-responsables del golpe), a través de las políticas económicas y del endeudamiento externo, mecanismo por el cual los Estados Unidos ejercieron dominio y presión sobre nuestros países para mantenerlos en su esfera de influencia. En este marco socio-económico, los trabajadores y algunas empresas que no quedaron dentro del grupo industrial, financiero y agroexportador beneficiado terminaron perjudicados, excluidos del sistema productivo.

La deuda externa, durante la dictadura se multiplicó por seis en tan solo seis años, de 7000 millones de dólares en 1976 a 42 000 millones de dólares en 1982. Según Alejandro Olmos hijo, el Banco Mundial, estableció que de la deuda contraída en esos años se utilizó en un 40 por ciento para la fuga de capitales, un 30 por ciento en pago de intereses de la deuda y un 30 por ciento en compra de armamentos. Dicho 40 por ciento de la deuda tuvo un carácter fraudulento, ya que se fugó del país y apareció en cuentas en el exterior a nombre de argentinos, ligados a los centros financieros internacionales, como Macri, Fortabat, Bunge & Born, Bridas, Bulgheroni, Pérez Companc, Techint (Rocca), Soldati, Pescarmona, que contrajeron la deuda privada que más tarde terminaríamos pagando todos.

Para 1976 y 1977, el FMI había solicitado una serie de medidas como la eliminación de aranceles de importación, la reorganización del sistema financiero, la unificación de la moneda y la liberación del control de movimiento de capitales, que trajo aparejado la desindustrialización, la declinación del consumo, reducción del nivel de ingresos del sector asalariado.

El reemplazo de Ford por Carter durante el año 1977 cambió la línea política, en cuanto a la promoción de los derechos humanos, respondiendo a la necesidad del imperio de recomponer su hegemonía luego de la derrota de Vietnam. Sin embargo, la oratoria pro derechos humanos era una cáscara vacía que evidenciaba el doble discurso norteamericano al alentar por lo bajo a las dictaduras latinoamericanas y la continuidad del Plan Cóndor, impulsado por la propia CIA.

En realidad, los objetivos de la política internacional norteamericana apuntan a garantizar su hegemonía política. A lo largo del tiempo utilizaron diferentes estrategias para mantener el orden de dominación, sometiendo a distintos enemigos que van cambiando con el tiempo. Si hasta la caída del muro, el enemigo universal era el comunismo, en la actualidad, la pluralización de los enemigos no ya universales, sino regionales, de distintas partes del mundo constituyen el objetivo.

Así, la nueva cruzada norteamericana apunta a combatir al Terrorismo, Populismo Radical y al Narcotráfico.

En ese nuevo marco, la llegada de Obama al país revela una multiplicidad de intenciones entre ellas:

1- Impulsar el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, es decir un nuevo ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas), con un claro sesgo neoliberal, priorizando el capital internacional en detrimento de la pequeña y mediana empresa.
2- El narcotráfico y el terrorismo como excusas para instalar nuevas bases militares a lo largo de todo el continente. Por otro lado, en un encuentro reciente de Patricia Bullrich con la DEA, el FBI y el Pentágono, en el país del norte, que ofició de punta de lanza ante los próximos anuncios de Obama en Argentina en relación a la lucha contra el narcotráfico en relación al intercambio de información y entrenamiento o capacitación de fuerzas de seguridad, y la adquisición de tecnología. Vale decir, la plena injerencia de las instituciones norteamericanas en la Argentina.
3- Posibilidad de ungir a Macri como un referente de la derecha regional en su intención de conformar un bloque único sudamericano ante el apoyo directo de Perú, Chile y Colombia que ya suscribieron a acuerdos de libre comercio con Washington desde la Alianza Pacífico.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
La Comisión Provincial por la Memoria presenta el Informe Anual 2017
Caso Anahí: el show del femicidio
Masacre de Curuguaty: a pocos días de la sentencia
Charla Informativa acerca dela extradicion de Facundo Jones Huala y las detenciones de dic
Nuevamente el laberinto judicial sobresee a un progenitor acusado de abuso
EL QUINDÍO EN SU TERRITORIALIDAD RURAL.
Octubre rojo un siglo después
Comunidades de Jujuy marchan por el respeto de sus derechos
Argentina se convertiría en el país que más le debe al FMI en el mundo
Extractivismo y mujeres en América Latina

EN LA RED :
Un monde de pauvreté
VIVAN LOS DDHH
Repudio a la represión de la comunidad del Lof Lafken Winkul Mapu
Alerta y movilización en defensa del FONID
Una gran victoria: la Justicia Penal de San Isidro rechazó desalojar Punta Querandí
Cuanto peor, mejor: la torre de control ordena el despegue de los conflictos que vienen
utpba, otro acuerdo de espaldas a los trabajadores
Subte: Volvieron las medidas de fuerza por conflicto salarial

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org