Publicado en línea el Martes 3 de julio de 2018, por Emir Sader / Página 12

Pablo González Casanova llamaba la atención sobre lo que tildó como “el autismo de la intelectualidad”, como forma de caracterizar un proceso de burocratización de los intelectuales del continente y su pérdida de la capacidad de abordar los grandes problemas históricos que vive Latinoamérica. Mencionaba González Casanova la incapacidad de muchos académicos de articular la comprensión de los graves problemas que afectan al continente con la crisis general del capitalismo y del neoliberalismo.

Es el mismo fenómeno al que se refería el norteamericano Russel Jacoby cuando hablaba de los últimos intelectuales, refiriéndose a la intelligentsia, a los pensadores que poseen todavía tres rasgos esenciales: la capacidad de abordar los grandes temas históricos de su época, la vocación de hacerlo con lenguaje accesible al gran público y la ubicación del lado de las grandes masas populares en contra de la élites del poder.

Jacoby resumía fenómenos que han favorecido esa crisis del pensamiento crítico, entre ellos la burocratización de académicos que concentran más su actividad en las demandas universitarias e institucionales, redactando reglamentos, estatutos, normas, comunicados, más que dedicarse a los grandes desafíos teóricos contemporáneos. Ese ejercicio termina viciando el estilo, que hace con gran parte de los académicos pasen a expresarse en lenguajes cifrados, herméticos, de difícil acceso al gran público, porque escriben mucho más para sus colegas e instituciones de financiamiento que para la opinión pública general.

Por otra parte, Jacoby menciona la construcción de ciudades universitarias, que alejan a las instituciones académicas de los centros urbanos y de su población y las ubican en zonas alejadas, distanciando todavía más a profesores y estudiantes del pueblo. Y, además, dentro de esas ciudades universitarias, se separa estudiantes y profesores de una disciplina de otras, acentuando otro fenómeno grave: la continua especialización de disciplinas nuevas, que fragmentan cada vez más el saber.

La especialización, la burocratización, la fragmentación del saber, los lenguajes complejos, son algunos de los fenómenos que han alejado parte de la intelectualidad de sus funciones públicas. Hoy día un sector minoritario de los intelectuales latinoamericanos está directa y concretamente comprometido con las luchas populares, en condiciones en que se juega, en el debate sobre las grandes alternativas para el continente, gran parte de su futuro.

En un congreso realizado recientemente en China, solamente dos intelectuales latinoamericanos fuimos invitados, lo que refleja el reflujo del pensamiento social latinoamericano en los últimos años y el debilitamiento de sus instituciones. Temas como la naturaleza del neoliberalismo, sus elementos de fuerza, la debilidad de la articulación entre el antineoliberalismo y el anticapitalismo, las nuevas formas que asume la construcción de socialismo en América Latina, la contraofensiva conservadora sobre el continente, entre otros temas, requieren no solo el esfuerzo más grande de la intelectualidad latinoamericana, sino también su participación cotidiana en los medios, en los debates diarios sobre las cuestiones en que se concentran las disputas de los consensos generales en la opinión pública.

El pensamiento crítico latinoamericano, que ha protagonizado a lo largo de la segunda mitad del siglo pasado los grandes debates teóricos y políticos en el continente y tuvo como fundador al peruano José Carlos Mariátegui –por su capacidad de recrear el marxismo de acuerdo a las realidades concretas de Latinoamérica–, necesita, más que nunca, recuperar su vigor y su creatividad, aplicar el pensamiento dialéctico a las condiciones concretas del continente. Necesita superar sus tendencias burocráticas y de encierro dentro de los muros de las universidades y de la instituciones académicas, para renovarse y para reencontrar la capacidad que ha logrado desarrollar, en el pesado reciente, de articular el pensamiento teórico y a práctica política.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   BOLIVIA, golpe de estado

   COLOMBIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ECUADOR

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Otra textil al borde del abismo
Dinero K: Comienzan los allanamientos en Río Gallegos
Alberto Santillán: "No nos van a barrer, no somos invisibles"
¿Cómo puede la #NSA denunciar a Edward Snowden de ser culpable de traición, si afirma no estar espiando?
Gleyzer, la mirada crítica silenciada por el Terrorismo de Estado
Hallazgo de restos humanos en ex-Centro Clandestino Fabricaciones Militares
Al final todo mal
[Fotos/Videos] 9 meses sin Johana
Escrache
Cacería / Bariloche

EN LA RED :
Paro en La Nirva
Ministerio de Trabajo: estado de situación
Comunidades originarias apoyan el reclamo en Agricultura Familiar
Fuerzas federales reprimen comunidad mapuche en Villa Mascardi
POROSHENKO SE EMBOLSO 15 MILLONES DE DÓLARES DEL PATRIARCADO DE CONSTANTINOPLA, PERO IMPID
Una gran victoria: la Justicia Penal de San Isidro rechazó desalojar Punta Querandí
VIVAN LOS DDHH
OTRO 20 DE JULIO. GRITO DE INDEPENDENCIA

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org