Publicado en línea el Miércoles 11 de julio de 2018, por La Tercera / Chile

GRUPO DEL GOPE DE CARABINEROS QUE SE DESPLAZARÁ EN LA MACROZONA SUR FUE PRESENTADO EN TEMUCO.

Wallmapu no es Colombia, La Araucanía no es Colombia. Acá no existen ni las guerrillas de izquierda ni los poderosos carteles de drogas que “los jungla” originales han combatido por décadas en el país cafetero. ¡Si ni siquiera tenemos jungla! A lo más cerros de pinos y eucaliptus que tampoco califican como bosques. Se trata de plantaciones exóticas donde no merodean ni los conejos.

Pero alguien tuvo la idea y el mandatario, vaya uno a saber las razones de fondo, la compró de manera entusiasta.

La puesta en escena resultó para muchos perturbadora. A primera hora Piñera y un abrazo de Maipú con emblemático lonko años atrás perseguido por terrorismo. Horas más tarde, Piñera junto a “los jungla” y tanquetas anfibias con las cuales otros lonko correrán la misma suerte del primero. “El garrote y la zanahoria”, tituló La Segunda. Doctor Jekyll y míster Hyde, cuando menos.

¿Ha disminuido la violencia desde la presentación del famoso comando? No que sepamos. En las últimas semanas cinco máquinas forestales ardieron en los campos del sur; dos en Collipulli y tres al interior de un fundo en Carahue, acciones más tarde adjudicadas por grupos radicales mapuche. De ambos atentados “los jungla” se enteraron literalmente por la prensa. En buen chileno, no vieron una.

Pero no seamos tan negativos. En sus registros si consta un operativo exitoso. Y su primera captura pública. Se trató de un campesino mapuche acusado de participar en una riña de curados en el sector de Bajo Malleco, epicentro de la llamada Zona Roja. Y a quién se le incautó una peligrosa arma de destrucción masiva; un cuchillo cocinero. Hasta el conservador diario Austral se mofó de la noticia.

¿Por qué los asesores de Piñera no le aconsejaron olvidar la represión y apostar por medidas políticas como en verdad nos enseña el modelo colombiano?

Además de reconocer en la Constitución Política de 1991 a los pueblos indígenas, Colombia garantiza a todos el derecho a la propiedad colectiva de sus tierras, al autogobierno de las comunidades, la enseñanza oficial y obligatoria de sus lenguas, la participación política vía cuotas en el Senado y el pluralismo jurídico, es decir, la existencia de una jurisdicción separada de aquella que rige al resto de los ciudadanos.

No, no se confundan, no estoy hablando de Bolivia ni mucho menos de Venezuela.

Hablo de Colombia, un Estado gobernado las últimas décadas por la derecha y que se desangró medio siglo en una guerra interna de la cual los pueblos indígenas fueron víctimas por partida doble; o los mataba la guerrilla acusándolos de colaborar con el ejército o bien el ejército acusándolos de todo lo contrario. Y por si no bastara, estaban también los paramilitares quienes nunca necesitaron excusas para asesinar a quien se les cruzara.

Tal vez ello explique los grandes avances de la actual Colombia en materia de derechos indígenas. Me refiero al tocar fondo como sociedad, Estado y democracia fallida. ¿Debemos esperar que algo así suceda en Chile para legislar reconocimientos constitucionales, participación política efectiva, oficialización de nuestras lenguas y reparación por el despojo territorial? Lo menos interesante de Colombia es el comando Jungla. Lo sabría cualquier político estudioso del continente y la región donde vive.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
La Noche de las Corbatas: qué hay detrás del ataque a cinco abogados laboralistas en la dictadura
En el Día del Periodista decimos No a los despidos en el Grupo Crónica
Los salarios siguen perdiendo con la inflación
Bariloche: A tres meses del asesinato a manos del Estado de Rafa Nahuel
Saludamos el acto del FIT en Atlanta
Daniel Viglietti: Un cántico lumínico, en memoria de un Chueco infinito
“Combate en los Altos de Tulquiza” - La historia no contada
Masacre de Magdalena: el jefe de bomberos ordenó dejar la unidad antes de apagar el fuego
Uno de cada cinco dólares de deuda soberana emitida en el mundo es argentino
El trasvesticidio, ¿etapa superior del femicidio?

EN LA RED :
Un monde de pauvreté
VIVAN LOS DDHH
Repudio a la represión de la comunidad del Lof Lafken Winkul Mapu
Alerta y movilización en defensa del FONID
Una gran victoria: la Justicia Penal de San Isidro rechazó desalojar Punta Querandí
Cuanto peor, mejor: la torre de control ordena el despegue de los conflictos que vienen
utpba, otro acuerdo de espaldas a los trabajadores
Subte: Volvieron las medidas de fuerza por conflicto salarial

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org