Publicado en línea el Miércoles 9 de enero de 2019

John Wessels/AFP/GettyImages Mientras la República Democrática del Congo (RDC) se prepara para los resultados, largamente esperados, de las elecciones nacionales, Amnistía Internacional ha advertido de que sobre el país se cierne una crisis de derechos humanos que podría obligar a innumerables personas a huir si las protestas se vuelven violentas. Más de 20.000 personas han huido ya del país desde mediados de diciembre de 2018.
“Tras múltiples demoras y una larga espera por los resultados de las elecciones, el ambiente en la RDC está tenso. Las autoridades parecen estar preparándose para aumentar la represión de las protestas, con muchas partes del país bajo una fuerte vigilancia militar y muchos medios de comunicación ya cerrados y amordazados”, ha manifestado Joan Nyanyuki, directora de Amnistía Internacional para África Oriental, el Cuerno de África y los Grandes Lagos.
“En los últimos días, la policía de todo el país ha amenazado y advertido a la gente de que no participe en protestas después de que se anuncien los resultados, lo que ha suscitado el temor de que se responda con brutalidad a las manifestaciones contra dichos resultados. El pueblo congolés está en el filo de la navaja.”
Soldados en las calles
En muchas partes de la RDC hay una fuerte presencia militar que contribuye a la tensión del ambiente.
En Lubumbashi y Kisangani, el ejército, la policía y agentes no uniformados de los servicios secretos han montado controles en torno a las ciudades, y las autoridades de Lubumbashi han declarado que la finalidad de esos controles es “impedir” los desórdenes.
En la provincia de Ituri y en Goma, provincia de Kivu septentrional, la policía ha advertido explícitamente a la población de que no se una a protestas tras los resultados electorales. Hay constancia de que el jefe de Policía de Ituri, Henri Kapend, ha advertido a la gente de que la policía ha identificado los domicilios de “agitadores” y se situará en sus puertas para impedirles asistir a las protestas.
El alcalde de Kananga, en la provincia de Kasai-Occidental, emitió una declaración en la radio y TV nacional prohibiendo las reuniones de tres o más personas y amenazando a los “infractores” con serios castigos.
Rumores y detenciones
Los rumores sobre los resultados de las elecciones ya han provocado protestas y un temor generalizado. El 8 de enero, el rumor de que los resultados eran inminentes provocó el cierre casi total de empresas en grandes ciudades, entre ellas Kinshasa, Lubumbashi, Goma y Kananga, pues la gente huyó ante el temor por la violencia.
“Tenemos miedo de lo que sucederá cuando se anuncien los resultados de las elecciones. Hay soldados fuertemente armados por todas partes, como si estuvieran preparándose para ir a la guerra; pero, ¿contra quién?” Sylvie (nombre ficticio), estudiante de Lubumbashi, dijo a Amnistía Internacional.
El 5 de enero, unos agentes de seguridad de Goma detuvieron a hasta 60 personas que habían salido a la calle en celebración cuando se empezó a propagar el rumor de que había ganado un candidato de la oposición. Ese mismo día, las oficinas de Radio Télévision Debout Kasai (RTDK) en Mbujimayi fueron atacadas por soldados que destruyeron material esencial. Ese ataque se debió a la reunión de simpatizantes de la oposición que celebraban cerca de las oficinas de la RTDK lo que creían que era la victoria de su candidato.
En Beni, 43 personas, entre ellas menores de edad, fueron detenidas entre el 27 de diciembre de 2018 y el 5 de enero de 2019; algunas habían participado en protestas pacíficas. El fiscal militar de Beni dijo a Amnistía Internacional que 15 de esas personas iban a ser acusadas de “participación en un movimiento insurrecto”.
La incertidumbre general se ha visto agravada por la represión ejercida por el gobierno contra los medios de comunicación en el periodo electoral. El 31 de diciembre se interrumpieron los servicios de Internet y SMS, y entre el 4 y el 6 de enero tres periodistas fueron detenidos por retransmitir programas relacionados con las elecciones.
“Las autoridades de la RDC han hecho múltiples intentos de silenciar las voces del pueblo congolés, pero la paz y la estabilidad nunca se lograrán reprimiendo los derechos humanos”, ha manifestado Joan Nyanyuki.
“El pueblo congolés tiene derecho a expresar libremente sus opiniones. La violencia, las detenciones arbitrarias y la censura pueden silenciarlo durante un tiempo, pero a largo plazo este enfoque de mano dura sólo servirá para inflamar las tensiones, y causará aún más sufrimiento en la RDC.”
Información complementaria
Tras una demora de dos años, la República Democrática del Congo finalmente celebró elecciones el 30 de diciembre de 2018. Sin embargo, se cancelaron las elecciones presidenciales en Beni, Butembo y Yumbi, y las elecciones legislativas y provinciales se aplazaron hasta marzo de 2019 a causa de las luchas intercomunitarias y del brote de Ébola.
Los tres principales candidatos presidenciales han afirmado su victoria. La comisión electoral del país se ha enfrentado a una presión local, regional e internacional cada vez más intensa para hacer públicos unos resultados electorales que “coincidan con los votos de la población”.
Más de 20.000 personas han huido ya de la RDC desde mediados de diciembre de 2018. Más de 16.000 huyeron a Congo-Brazzaville a causa de los homicidios en masa cometidos en Yumbi, y otras 4.000 han huido a Uganda ante el temor por la violencia postelectoral.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   BOLIVIA, golpe de estado

   COLOMBIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ECUADOR

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Après l’agression tripartite de la Syrie
22/07/16 - Denuncia: importante paso en combate a la violencia sexual
Filipinas: La sangrienta guerra de la policía contra los pobres
Les États-Unis continueront à isoler l’Iran et son allié le Hezbollah, par Tom Bossert
Malawi: La impunidad instiga el homicidio de personas con albinismo para obtener partes de sus cuerpos
Le Liban rejette les propositions de Mike Pompeo
L’Allemagne se prépare à attaquer la Syrie
Obama satisfait de son action en Libye, par Valentin Vasilescu
La Carga (Teret), del director Ognjen Glavonić, Premio Amnistía Internacional
12/07/16 - Venezuela: más que una frivolidad

EN LA RED :
Filipinas: La amenaza del asesor de Duterte de usar “bolsas para cadáveres” muestra la peligrosa respuesta de las autoridades al coronavirus
Les Émirats soutiennent la Syrie contre la Turquie
Hong Kong: La prohibición de utilizar máscaras o mascarillas en las protestas no autorizadas es absurda y peligrosa
Egipto: Los trabajadores y trabajadoras textiles del sector privado, obligados a elegir entre su salud y su subsistencia
Irán: Presos muertos a manos de las fuerzas de seguridad durante las protestas por el coronavirus
España: AI y MSF envían una carta a las autoridades para exigir el refuerzo al personal sanitario
Filipinas: Deben investigarse los humillantes abusos cometidos por los agentes que hacen cumplir el toque de queda
La condamnation du cardinal Pell annulée

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org