Publicado en línea el Domingo 23 de junio de 2019, por agustin

ESTADO DEL PODER 2019

La propagación de la red financiera digital

Brett Scott <https://www.fuhem.es/wp-content/upl...>

Un fenómeno de lenta evolución se está desarrollando en todo el mundo. Tendrá consecuencias graves, pero muy pocas personas son conscientes de ello, quizás porque se trata de algo aparentemente banal y benigno: la propagación de los pagos digitales. Este fenómeno no solo ocurre en las grandes ciudades de los países económicamente avanzados, sino también en los países más pobres, a menudo promovidos a través de los programas de “inclusión financiera” de las organizaciones internacionales de desarrollo en asociación con las principales instituciones financieras.

El aumento de los pagos digitales (a veces con nombres como “dinero electrónico”, “dinero plástico” o “dinero móvil”), y la consiguiente eliminación progresiva del efectivo físico, proporciona a las instituciones financieras y a los Gobiernos un nuevo medio de supervisión y control financiero a una escala sin precedentes. Como argumentaré, esto puede considerarse como la gentrificación de los pagos.

El término “gentrificación” suele referirse al proceso de los barrios en el que una comunidad marginada -a menudo caracterizada por redes económicas informales, mercados callejeros y una vibración brusca- encuentra su entorno gradualmente diluido por la afluencia de recién llegados más ricos que les ponen precio y utilizan su comunidad como escenario de nuevos mercados formales. <https://www.fuhem.es/wp-content/upl...>

La gentrificación de los barrios en los que se fija el precio de los residentes puede compararse con la tendencia a los pagos digitales en lugar de en efectivo. Crédito de la foto: flickr/domat33f/CC BY-NC-SA 2.0

El proceso pone en marcha una “limpieza” de la informalidad, en la que los recién llegados, atraídos por ciertas apariencias deseables de la comunidad (como la música o el ambiente de diversión), eliminan los elementos amenazadores que acompañan a la precariedad original (las pandillas, los traficantes de drogas, los mercados toscos).

Un proceso de gentrificación del barrio culmina con un ahuecamiento de la comunidad original, la neutralización del riesgo que representa para las personas más ricas, y el surgimiento de un simulacro no amenazador de esa comunidad respaldada por empresarios de élite e instituciones a gran escala.

Puede comenzar con boutiques de ropa de moda que sustituyen a los pequeños comerciantes de telas, pero inevitablemente se completa con la aparición de cadenas de tiendas corporativas que sustituyen todo, desde tiendas de delicatessen de propiedad familiar hasta centros religiosos comunitarios.

Sin embargo, cuando nos paramos y generalizamos, la “gentrificación” simplemente aparece como el proceso en el que las redes comunitarias informales e impredecibles que son potencialmente amenazantes para los intereses de las empresas son reemplazadas por estructuras formales, estandarizadas y predecibles de las corporaciones estatales, acompañadas de apariencias superficiales de “amabilidad”, de “frescura” y comodidad. La figura del ‘consumidor’ que busca una ‘experiencia de compra’ en un centro comercial sustituye al miembro de la comunidad que busca pertenecer a una red de amigos, familiares y asociados.

¿Cómo se relaciona esto con los pagos? El dinero en efectivo es una forma de pago asociada desde hace mucho tiempo con los que se encuentran en los niveles más bajos de las economías informales poscoloniales ―el mercado de pescado de Maputo, la peluquería callejera de Mumbai o el comerciante de artesanía andina― que se emiten por los Estados, pero que fácilmente se escapan de la vista y del control directo de estos. Sin embargo, el pago digital es el terreno de las grandes corporaciones financieras globalizadas, y no puede separarse de ellas ni eliminarse de su vista. Utilizar ―o verse obligado a utilizar― los pagos digitales es entrar en su esfera de influencia y poder. <https://www.fuhem.es/wp-content/upl...>

El intercambio de dinero en efectivo es un proceso entre pares en el que participan dos personas, y sigue siendo la principal forma de intercambio en todo el mundo, que se lleva a cabo en miles de interacciones diarias entre iguales, como en este mercado de las Seychelles. Crédito de la foto: flickr/UN Women/CC BY-NC-ND 2.0

En todos los procesos de gentrificación, los desposeídos se mantienen a sí mismos a través de estructuras informales, o adquieren un sentido de identidad, significado y pertenencia por el uso de esas estructuras. Sin embargo, desde la perspectiva de las instituciones a gran escala, estas personas a menudo son vistas implícitamente como atrasadas, incluso criminales, que intentan escapar de la mirada de las instituciones benévolas y responsables con las que estarían mejor.

A la comunidad de la inclusión financiera ―que pretende llevar servicios financieros formales a las personas que no tienen acceso a la financiación formal― le gusta presentarse como una fuerza para el empoderamiento social, pero a menudo parece estar estrechamente aliada a los intereses de las grandes finanzas y las grandes tecnologías. Una simple búsqueda en imágenes de Google para el término “inclusión financiera África” revela innumerables imágenes promocionales de mujeres rurales sonriendo en la pantalla de sus teléfonos móviles, mirando una aplicación producida por un grupo distante de hombres en alguna gran ciudad, y atada a un centro de datos corporativo que monitoriza y rastrea sus actividades con el fin de buscar oportunidades de beneficio para la institución.

Los tecnicismos del pago

Para enfrentarnos a esto, primero debemos explorar lo básico. Las economías de mercado modernas albergan cada día un sinnúmero de casos de interacción social básica. Dos personas se conocen en un mercado. Una de ellas entrega algo específico e inmediato ―como plátanos, o una tostadora, o un servicio en particular― y la otra entrega algo general y enfocado hacia el futuro: monedas de dinero que en el futuro le darán acceso a una gama de bienes y potenciales servicios procedentes de otros.

Si nos alejamos, podemos ver una red interdependiente gigante de personas y empresas que mueven bienes y servicios reales en una dirección a cambio de fichas de dinero en la otra. Todos estamos atrapados en estas redes de mercado monetario y dependemos de ellas.

La mayoría de la gente usa monedas nacionales, fichas de dinero que funcionan solo dentro de un área geográfica particular. Estas monedas nacionales se presentan en dos formas básicas. En primer lugar, hay efectivo, fichas físicas emitidas por instituciones respaldadas por el Estado, como los bancos centrales y las tesorerías del Gobierno. Luego están los depósitos bancarios digitales, el “dinero” que vemos en nuestras cuentas bancarias.

Estas fichas digitales son legalmente diferentes al dinero en efectivo. Son pagarés (promesas) privados emitidos por un banco, que le prometen acceso al efectivo del estado si lo solicita. El acto de ir a un cajero automático para retirar dinero en efectivo es, por lo tanto, el acto de convertir los pagarés de su cuenta bancaria en lo que se le ha prometido. Alternativamente, podemos transferir estos pagarés bancarios entre sí a través de transferencias entre bancos.

El “dinero bancario” (depósitos bancarios digitales) puede contrastarse con el “dinero estatal” (efectivo), pero sin embargo lo experimentamos como funcionalmente equivalente: en muchos lugares puedo entrar en una tienda y pagar con “efectivo o tarjeta”. Sin embargo, el dinero bancario no solo es legalmente diferente al dinero estatal, sino también tecnológicamente diferente en su implementación y experimentalmente diferente en su “sensación”, psicología y en la forma en que interactuamos con él.

Las fichas de efectivo son objetos físicos producidos por un fabricante de monedas o billetes, y las transacciones en efectivo son esencialmente de igual a igual, en las que solo participan dos personas. Entrego dinero en efectivo en un puesto del mercado y recibo una chaqueta a cambio. Podríamos decidir reportar la transacción más tarde, y se podrían mantener varios registros tales como recibos, pero en principio solo dos de nosotros son necesarios para que la transacción ocurra.

El dinero bancario, por otra parte, adopta la forma de “objeto de datos”, unidades registradas en bases de datos controladas por bancos comerciales. Puedo llevar fichas de dinero en efectivo, pero no puedo hacerlo con dinero del banco. Reside como datos muy lejos en el centro de datos de mi banco, y la única manera de “transmitirlo” a otra persona es ponerse en contacto con mi banco y pedirle que cargue en mi cuenta y acredite la cuenta de la persona que recibe el dinero.

Hoy en día existe un sinnúmero de aplicaciones y dispositivos de pagos digitales, pero la estructura básica de las transacciones de dinero bancario digital tiene cuatro elementos predecibles: Necesitas una cuenta bancaria Necesita una manera de demostrar quién es usted y que es el propietario legítimo de la cuenta. Necesita una forma de enviar mensajes de forma segura a los centros de datos de su banco para iniciar una transacción. El vendedor necesita una forma de recibir la confirmación del pago. <https://www.fuhem.es/wp-content/upl...>

Pescador en la península de Watah, Irak, fotografiado con su tarjeta de identificación por la marina estadounidense. Crédito: flickr/Marion Doss/CC BY-SA 2.0

Estos elementos pueden ser implementados de varias maneras. Por ejemplo, puedo insertar una tarjeta de débito Visa en un terminal de punto de venta de un supermercado e introducir un código PIN, tras lo cual el terminal enviará mis datos (a través del sistema Visa) y mi solicitud de transferencia a mi banco. Es posible que acceda a una aplicación de pagos utilizando un lector de huellas dactilares en mi teléfono móvil y luego escanee un código QR que me proporcione los datos del vendedor. Es posible que toque una aplicación Apple Pay adjunta a mi tarjeta de crédito.

El proceso puede implicar capas de instituciones intermediarias ―desde compañías de telecomunicaciones hasta empresas de tecnología y redes de tarjetas de crédito―, pero al final ocurre lo mismo: un mensaje termina en mi banco (o en un proveedor de servicios de pago secundario, que utiliza un banco para compensar las transacciones) solicitando que modifiquen mi cuenta.

Incluso en situaciones en las que parece que los bancos no están involucrados, lo están. Servicios como PayPal, o M-Pesa en Kenia, o Paytm en India, o WeChat en China son esencialmente nuevas capas construidas sobre el sistema de dinero digital del banco, o empresas que colaboran con bancos, o intermediarios entre usted y un banco. Usted puede tener cuentas con ellos, pero ellos a su vez tendrán cuentas con bancos.

La dinámica de la experiencia

Si bien podemos utilizar tanto dinero en efectivo como dinero bancario digital para lograr lo mismo ―comprar algo en una tienda―, estos vienen con diferentes características técnicas y de experiencia que marcan una diferencia muy significativa. Por lo general, cuando se les pide a las personas que describan esa diferencia, se fijan en los rasgos de la experiencia inmediata. Pueden dar su opinión sobre cuál es más rápida, más conveniente o más fácil de usar en el momento de la transacción. Pueden tener opiniones sobre cuál es la más familiar o culturalmente relevante, o cuál de las dos parece más segura. Si han pensado más en ello, podrían hacer observaciones más profundas sobre las características psicológicas; por ejemplo, tal vez sientan que gastan más cuando utilizan el digital porque parece “menos real”.

Todas estas características empíricas son importantes de estudiar, pero están excesivamente representadas en los debates populares sobre los méritos del pago digital. La diferencia más importante entre el dinero en efectivo y los sistemas monetarios digitales no es tan banal como la cuestión de cuál ofrece la mayor comodidad a corto plazo. Más bien, es la diferencia tecnológica o estructural.

El efectivo es un “instrumento al portador” que no requiere que ningún tercero se interponga entre un comprador y un vendedor, mientras que el dinero digital es un sistema de “dinero del libro mayor” que requiere que varios terceros se interpongan entre compradores y vendedores. La gente a menudo parece no ser consciente de esto, o siente que es irrelevante, tal vez porque la intermediación a menudo ocurre tan rápido que no se nota conscientemente, tomando la forma de un misterioso proceso de fondo que funciona “como la magia”. Es de este proceso de fondo, sin embargo, de donde provienen las políticas más profundas y las potencialidades del pago digital.

Política y potencialidades de la intermediación a distancia

Entonces, ¿cuáles son esas políticas y potencialidades? La naturaleza remota e intermediada del pago digital crea una serie de características iniciales:

Si usted está lejos de la persona con la que está tratando de hacer negocios, pero tiene acceso a la infraestructura de telecomunicaciones, puede pagar sin estar físicamente cerca de ella. Esta es la razón por la que el pago digital es ideal para el comercio por Internet, pero también para muchas otras situaciones en las que los productos deben ser suministrados desde lejos. Por ejemplo, un vendedor ambulante puede desear comprar bienes a un mayorista en las afueras de la ciudad sin tener que salir de su puesto para participar en una transferencia de efectivo cara a cara.

Si la infraestructura de distribución de efectivo se ha estropeado, no funciona correctamente o está mal desarrollada (por ejemplo, en una ciudad con un solo cajero automático estropeado), una persona puede seguir pagando simplemente teniendo acceso a las telecomunicaciones.

La falta de posesión física de efectivo significa que es hipotéticamente “más seguro” (suponiendo que no esté sujeto a fraude o piratería de su cuenta digital). <https://www.fuhem.es/wp-content/upl...>

En una pequeña tienda de Yakarta, una mujer demuestra a la Defensora Especial de las Naciones Unidas para las Finanzas Inclusivas cómo funcionan los pagos digitales. Crédito de la foto: flickr/UNSGSA/CC BY-NC-ND 2.0

Es en este tipo de características en las que se centra inicialmente la corriente principal de la comunidad de inclusión financiera. Esto incluye grupos como la Fundación Bill & Melinda Gates, la Red Omidyar, CGAP, la Alianza Better Than Cash, y una serie de otros que presentan el dinero digital como más seguro o más conveniente para los clientes, y más eficiente para los proveedores (que potencialmente pueden procesar más transacciones digitales de manera más segura).

Los académicos que trabajan en este campo han realizado estudios sobre la dinámica interpersonal y psicológica de tener dinero en efectivo en la mano frente a tenerlo en los centros de datos bancarios, mientras que varias empresas de nueva creación de tecnología financiera destacan los costos aparentemente más bajos de proporcionar infraestructura digital para llegar a las zonas rurales, donde puede que no haya cajeros automáticos o sucursales bancarias.

En general, estos grupos apuntan a un mundo en el que el pago digital supera las limitaciones del efectivo para permitir una expansión de las oportunidades comerciales. La tendencia clave ha sido la de considerar las tecnologías de financiación digital como una fuerza para la inclusión financiera y el crecimiento económico, ya sea en términos de proporcionar a las personas que se encuentran en la “base de la pirámide” alguna herramienta básica para evitar algunas dificultades asociadas con el dinero en efectivo, o para darles acceso a los beneficios de una economía digital de la que, por lo demás, están excluidos.

Difusión de la red digital

La historia de la “inclusión” está enmarcada en gran medida en términos de un modernismo con aspiraciones. La historia es la siguiente:

La riqueza, la sofisticación y el avance están asociados con el acceso a las últimas tecnologías, y las últimas tecnologías son todas digitales. Los habitantes de las grandes ciudades ricas son los primeros en adoptar estas tecnologías y se encuentran en los peldaños más altos de una economía digital global que proporciona beneficios a un grupo internacional. Por lo tanto, el objetivo debería ser dar a las personas ajenas a la organización las herramientas para entrar en ese grupo y compartir los beneficios.

Esta historia aparece en el trasfondo de muchos informes de los medios de comunicación, discursos políticos y publicidad corporativa en relación con la tecnología financiera, y es muy seductora.

Pero “inclusión” es un término escurridizo. Por ejemplo, imagina que hay un club exclusivo del que necesitas ser socio para entrar. Algunas personas están incluidas y otras están excluidas. Promover la “inclusión” en este contexto podría significar dos cosas. Podría significar relajar los requisitos de pertenencia a la élite para permitir que entren más personas, o podría significar mantener los requisitos de pertenencia a la élite al mismo tiempo que se trata de ayudar a las personas a entrar dándoles herramientas y formación.

Consideremos, por ejemplo, el debate en el Reino Unido sobre cómo conseguir que más grupos marginados entren en las mejores universidades, como Oxford y Cambridge. Existe un reconocimiento implícito de que el liderazgo político y el sistema económico del Reino Unido están dominados por las élites socioeconómicas de esas universidades, pero en lugar de derribar ese elitismo estructural, muchos de los esfuerzos se dirigen más bien a exprimir a una gama un poco más diversa de personas en esos círculos de élite.

La comunidad de inclusión financiera tiene un problema similar. Existe un reconocimiento implícito de que la economía global se caracteriza por la desigualdad jerárquica, con una jerarquía geopolítica global de naciones y luego una jerarquía de divisiones de clase dentro de cada una de esas naciones. En la cúspide están las clases profesionales urbanas en las principales ciudades como Nueva York, San Francisco, Londres, Tokio, etc., especialmente en los círculos financieros y tecnológicos.

No se cuestiona en gran medida si la economía digital a gran escala que ellos presiden es algo bueno, y el objetivo no es romper la jerarquía básica dentro de ella. Más bien, el objetivo de la “inclusión” es atraer a más personas a la red digital, pero en la posición subordinada de alguien que acepta y utiliza pasivamente la tecnología desarrollada por los habitantes de las principales ciudades del mundo.

Si usted está operando bajo el supuesto de que es bueno extender la dependencia del pago digital, existen varias vías a seguir: Dar a la gente acceso a cuentas bancarias, o alternativamente, a cuentas con proveedores de pagos digitales construidas sobre el sector bancario. Proporcionarles un medio para comunicarse con esas instituciones de forma remota a través de comunicaciones digitales, dispositivos móviles, aplicaciones, etc. Dar a las personas nuevos medios para demostrar quiénes son (verificación de identidad) cuando abran esas cuentas o cuando se comuniquen con los bancos o compañías que las albergan. Eliminar gradualmente los medios de pago alternativos: efectivo.

Algunas de las historias más controvertidas del Sur Global están relacionadas con este proceso. Un ejemplo bien conocido es el programa de “desmonetización” del Gobierno indio de 2016, en el que se retiraron de la circulación los billetes clave, lo que causó importantes trastornos económicos a muchas personas más pobres que dependían del dinero en efectivo.

El Gobierno de Modi presentó inicialmente el programa como una medida para combatir el “dinero negro”, la corrupción y el crimen, pero más tarde lo convirtió en una historia de modernismo digital con aspiraciones, una historia de un futuro brillante, deseable y conveniente sin dinero en efectivo en el que la gente se vería empujada a ir tanto si lo deseaba o como si no.

El mismo día después de que el Gobierno de Modi anunciara el programa, las empresas de pagos digitales corrieron a publicar anuncios de primera plana en los periódicos elogiando sus acciones. Paytm, por ejemplo, pegó un anuncio a toda página en la portada del Times of India y del Hindustan Times que decía: “Paytm felicita al Honorable Primer Ministro Sh. Narendra Modi por haber tomado la decisión más audaz en la historia financiera de la India independiente”. “¡Únete a la revolución!”.

El mismo mensaje subyacente también se defiende a través del colosal programa de biometría Aadhar de la India, el más grande del mundo, que también se ha enmarcado en términos de inclusión financiera y modernización: para abrir cuentas a las personas que realizan pagos digitales es necesario que verifiquen su identidad, y la biometría se ha presentado como una forma de que las personas analfabetas o marginadas hagan precisamente eso.

La línea oficial del Gobierno indio se acerca mucho a los intereses comerciales del sector financiero digital, y estos son solo dos de los innumerables programas politizados en todo el mundo para promover un cambio hacia el pago y la banca digital, y que se cruzan con innumerables esfuerzos corporativos del sector privado para hacer lo mismo, a menudo con el apoyo de las principales instituciones internacionales de desarrollo.

En los lugares donde los servicios bancarios de las comunidades más pobres están poco desarrollados, ha habido un empuje para “saltarse” la banca tradicional con intermediarios móviles conectados a la infraestructura bancaria. Por ejemplo, M-Pesa en Kenia se construyó sobre las redes de telefonía móvil de Safaricom: muchas personas tenían tarjetas SIM pero no cuentas bancarias, por lo que la estrategia consistía en convertir un número de teléfono en un equivalente aproximado de un número de cuenta bancaria, mientras que la compañía telefónica se comunicaba con el sector bancario en el trasfondo.

El control digital

En el afán por la inclusión financiera digital, se han pasado por alto, curiosamente, una serie de características clave de los pagos digitales, o se han tergiversado en términos positivos y tendenciosos. La naturaleza intermediada del dinero digital significa: Los intermediarios pueden vigilar sus transacciones y recoger datos sobre sus actividades económicas cotidianas. Los intermediarios pueden bloquear sus transacciones. Debido a que usted no posee las fichas de dinero consigo, las instituciones pueden expropiar o congelar sus cuentas. Si la infraestructura de telecomunicaciones o eléctrica se cae, o si los intermediarios experimentan una falla de hardware o software, usted puede quedarse sin acceso. La naturaleza digitalmente conectada de la infraestructura la abre a nuevas líneas de ataque de ciberdelincuencia y a formas maliciosas de piratería informática. Mientras que la narrativa popular de la industria de la tecnología financiera nos cuenta que la gente “voluntariamente” opta por el pago digital, al examinarla más de cerca, la historia es mucho menos clara.

En pocas palabras, el pago digital facilita una nueva y vasta frontera de vigilancia y control financiero, a la vez que expone a los usuarios a nuevos riesgos que no están presentes en la infraestructura del efectivo.

Inicialmente, los promotores de la financiación digital evitaron la reflexión crítica sobre estos potenciales negativos porque la primera fase de la mayoría de los productos digitales es “acumulativa”: los servicios digitales se añaden a una situación ya existente y, por lo tanto, representan en un primer momento una “novedad” apasionante. Por ejemplo, una economía que antes solo tenía acceso al dinero en efectivo obtiene una nueva opción digital, que abre un campo de posibilidades creativas.

Estos pueden ser utilizados para sortear algunos problemas antiguos (aunque introduciendo algunos nuevos), o alternativamente pueden hacer que una forma anterior parezca un “problema” en comparación (para usar una analogía, no se ve un fuego de leña para calefacción como un “problema” hasta que se le da electricidad a su vecino). Por lo tanto, la incorporación parece en general una fuerza positiva.

Es solo en las fases posteriores de estos procesos, cuando la nueva forma se establece y se extiende de manera suficientemente amplia como para comenzar a ahogar a los sistemas más antiguos, que comienza a obtener el poder de “monopolio”. En el caso del pago digital, este proceso de “expansión hacia el monopolio” ha sido impulsado por varios factores. Si bien la narrativa popular entre la industria de la tecnología financiera de que la gente “voluntariamente” opta por el pago digital, si se analiza más de cerca, la historia es mucho menos clara. En primer lugar, vemos esfuerzos políticos coordinados para demonizar el dinero en efectivo a través de la propaganda directa, a veces de organismos estatales (como el Gobierno de Modi en la India), pero a menudo de grandes compañías de pagos comerciales ―como Visa― que tienen un interés comercial en deshacerse del dinero en efectivo. En un comunicado de prensa de 2016, por ejemplo, Visa declaró abiertamente que tenía una “estrategia a largo plazo para hacer que el efectivo sea ‘raro’ de aquí a 2020”. Entonces vemos intentos de incentivar el pago digital. Por ejemplo, Visa tiene un programa para recompensar a las pequeñas empresas de última tendencia, como las cafeterías boutique de las principales zonas urbanas, para que “se queden sin dinero en efectivo” y, de este modo, transmitan el mensaje y las normas de pago digital a sus clientes (entre los que podrían figurar, por ejemplo, periodistas sobre innovación, comentaristas de prensa y asesores, que difundirán aún más el mensaje). Además, hay intentos de hacer que el dinero en efectivo sea más difícil de usar, lo que tiene el efecto de hacer que el pago digital parezca relativamente atractivo, inspirando a la gente a “elegirlo”. Por ejemplo, los bancos cierran los servicios de los cajeros automáticos y, por lo tanto, hacen que el efectivo sea más incómodo. Luego están todos los intentos corporativos y respaldados por el Estado para mejorar e introducir infraestructuras que hagan que el pago digital sea más factible y atractivo.

Estos procesos causan muchos sutiles efectos interconectados y ciclos de respuesta a los mismo. A medida que el panorama económico y cultural de las posibles opciones de pago comienza a cambiar, los bancos, las empresas de pago y los Estados utilizan las pruebas de ese cambio para empujar incluso a aquellas personas que no desean utilizar el pago digital a que lo hagan.

A medida que se invierte más en servicios financieros digitales que en servicios físicos, y la desinversión se produce en sucursales y cajeros automáticos no digitales, la gente empieza a ser penalizada ―en términos relativos― por utilizar dinero en efectivo, y comienza a ser vista como una molestia por los propietarios de las tiendas, y presentada como opuesto a la tecnología. La gente se ve obligada o “empujada” a utilizar el pago digital .

Lo que realmente está sucediendo, sin embargo, es un proceso de expansión de la red financiera digital, que es básicamente un proceso de consolidación del poder colectivo del sector bancario, la industria de pagos comerciales que se construye sobre ella, junto con las compañías tecnológicas que proveen las aplicaciones y las interfaces dentro de ese sistema.

Mientras que los bancos individualmente pueden tener batallas privadas entre sí y con las compañías de tecnología financiera sobre quién obtiene qué parte del pastel de las finanzas digitales, en general el cambio es conducido por el deseo de las instituciones financieras de automatizar sus procesos con el fin de recortar costos, expandir su alcance y extraer cada vez más datos sobre cada vez más clientes.

En otras palabras, el deseo de las instituciones financieras de automatizar no depende de lo que sus clientes quieran, sino más bien de un impulso interno intrínseco que justifican apuntando a los segmentos de clientes (como los mileniales) que son pioneros en la adopción de las finanzas digitales.

Si bien la financiación digital se presenta inicialmente como una opción adicional, a largo plazo implica realmente la eliminación de las opciones no digitales que compiten entre sí, reduciendo las posibilidades de elección en lugar de aumentarlas. Por lo tanto, las ciudades principalmente de jubilados en el Reino Unido rural tienen sucursales bancarias y cajeros automáticos cerrados porque los bancos pueden optimizar los beneficios obligándolos a utilizar la banca digital, mientras les dicen que son los mileniales quienes están “impulsando el cambio”. <https://www.fuhem.es/wp-content/upl...>

Un banco cerrado en la zona rural de Indiana. Crédito de la foto: William Morris/ CC0 Public Domain

A medida que los pagos digitales toman el relevo y el dinero en efectivo se demoniza y desacredita aún más, la historia de la inclusión financiera digital se hace cada vez más acuciante. Si existe un consenso general entre los poderes es que la tecnología digital representa el progreso, y si cada vez hay más pruebas de una creciente dependencia de las finanzas digitales (gran parte de ellas creadas por las propias instituciones financieras), entonces el riesgo de ser excluido por no utilizarla es mayor que nunca, y la tarea de proporcionar acceso a ella se considera más noble que nunca.

En ningún otro lugar se ilustra mejor esta dinámica circular que en el programa y las operaciones de Better than Cash Alliance, una iniciativa dirigida bajo los auspicios del Fondo de las Naciones Unidas para el Desarrollo de la Capitalización, pero financiada por Visa, Mastercard, Citibank, Bill & Melinda Gates Foundation, Omidyar Network, USAID y una gran cantidad de empresas internacionales y ONG.

La Alianza fluctúa entre hablar de los beneficios adicionales de la introducción del pago digital y demonizar el dinero en efectivo para promover la eliminación de la oferta competidora. Trabajan arduamente para establecer como sentido común la idea de que los pagos digitales son empoderantes, modernos y ambiciosos, y presentan el dinero en efectivo como anticuado, peligroso, un peso en la economía y un amigo del inframundo criminal. El empoderamiento en este marco implica asegurar que todos se incorporen a la creciente red financiera digital.

La demonización de la informalidad

Los promotores de la finanza digital no pueden eludir para siempre la cuestión de la supervisión y la extracción de datos que acompaña al pago digital. En general, sin embargo, la estrategia ha consistido en hacer girar la supervisión como transparencia y en hacer hincapié en ella como una herramienta para erradicar la corrupción y las transacciones delictivas.

La extracción de datos también se anuncia como un paso positivo hacia la prestación de servicios financieros más generales, como la calificación crediticia de los préstamos. Por ejemplo, Safaricom y el Commercial Bank of Africa lanzaron el sistema de préstamos M-Shwari, que utiliza datos de pagos de las cuentas M-Pesa de los receptores del préstamo para calcular los indicadores de crédito.

No se pueden negar los beneficios localizados e individuales que pueden tener ciertas intervenciones de financiación digital. No se trata aquí de descartar los esfuerzos de iniciativas como la de M-Shwari, sino de señalar el discurso unilateral que se utiliza para apoyarlas. Ejemplos como el de M-Shwari están al servicio de un proyecto más amplio de promoción de los intereses generales de la industria tecnológica y de las corporaciones financieras a gran escala.

El discurso general se ha convertido en un discurso desdeñoso hacia la informalidad económica y las economías de pequeña escala, y poco crítico con los sistemas a gran escala coordinados a través de las principales instituciones corporativas y gubernamentales. Estos últimos se presentan implícitamente como ejemplos de progreso, mientras que los acuerdos informales, las interacciones no supervisadas y las redes de relaciones entre iguales, que se extienden de forma desmesurada e impredecible, se consideran el reino del atraso, la delincuencia y el fracaso.

Así pues, nos encontramos con una historia oficial en la que el progreso implica la eliminación gradual del dinero en efectivo y la transición de las personas a la dependencia de las arquitecturas de pagos digitales que pueden utilizarse para controlarlos, disciplinarlos, recompensarlos, comercializarlos e influir en ellos.

Todo esto está justificado por la afirmación de que dicha arquitectura proporcionará beneficios, será más barata de manejar, será más segura, mejorará la calidad de vida de la gente en el mundo moderno, utilizará los datos de la gente para proporcionarles un acceso más amplio a los servicios y constituirá una fuerza para la “higiene” social.

Por encima de todo, es una historia en la que las relaciones informales se disuelven y se sustituyen por relaciones de mediación institucional, lo que “depura” la informalidad. Se trata de la gentrificación de los pagos.

La gentrificación como vía para el control

Por supuesto, es solo cuando esta red digital asume plenamente una posición de monopolio que sus potenciales negativos comienzan a brillar. En ninguna parte es más evidente este potencial que en el nuevo “Sistema de Crédito Social” de China, un programa en desarrollo para hacer un seguimiento de los ciudadanos con el fin de proporcionarles puntuaciones de reputación, o para amenazarlos con la posible asignación a listas negras.

El objetivo aparente es crear un sistema de “zanahoria y palo” que recompense a los que siguen las convenciones oficiales y se comportan correctamente, y penalice a los que no lo hacen, impidiéndoles servicios como el transporte aéreo si se desvían.

Los detalles del sistema que se está construyendo son opacos y todavía están sujetos a especulación, pero los informes indican que se está elaborando conjuntamente con empresas de pagos digitales (como WeChat) o que se integrará con los datos de las puntuaciones de crédito y los datos de pagos preexistentes de las principales empresas financieras digitales, como Ant Financial (empresa matriz del sistema Alipay). Los datos no se utilizan solo para la inclusión. Se utiliza para la exclusión.

Mientras que el Sistema de Crédito Social chino se perfila en la imaginación occidental como un episodio de una película de ciencia ficción, este proceso de supervisión, composición, seguimiento y dirección digital está ocurriendo en todo el mundo, a menudo respaldado explícitamente por estados democráticos liberales que desean promover los intereses de la industria de las corporaciones financieras y tecnológicas.

La gentrificación de los pagos es un aspecto clave de este proceso global. Se trata de un programa fragmentado, parcialmente completado, pero no obstante calculado, para dirigir a las personas hacia una red financiera digital que pueda ofrecerles beneficios limitados a corto plazo y, al mismo tiempo, exponerlas a amenazas colectivas a gran escala, que se subestiman de forma sistemática. Es el momento de que los grupos de la sociedad civil y los activistas se enfrenten a este fenómeno y lo aborden.

Sobre el autor

<https://www.fuhem.es/wp-content/upl...> Brett Scott es periodista, activista y autor de The Heretic’s Guide to Global Finance: Hacking the Future of Money (2013). Trabaja en reforma financiera, finanzas alternativas y activismo económico con una amplia variedad de ONG, artistas, estudiantes y empresas de nueva creación. Produjo el informe de UNRISD de 2016 sobre la tecnología de las blockchain, y es investigador asociado de Finance Innovation Lab, Associate del Institute of Social Banking y miembro del grupo asesor del Brixton Pound. Tuitea como @suitpossum

Traducción al español: Cuca Hernández, Attac España

Este artículo forma parte del informe Estado del poder 2019 , editado en español por Transnational Institute ,Fuhem Ecosocial y Attac España .


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ECUADOR

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Acto de campaña de En Común-Unidas Podemos en Vigo
El humo tóxico de la corrupción española
En España la banca siempre gana
ATTAC Canarias: Manifestación “No a la ley del suelo”
No es cierto que salgamos de la crisis
La Competitividad Fiscal en Europa
¿Final del acceso universal a Internet?
El desastre europeo
Cómo el tema nacional y el tema social se relacionan en Catalunya y en España
Sobre la moneda de Barcelona: crítica a los hipercríticos

EN LA RED :
Noelia Vera: «Los bancos tienen que devolver el dinero que les hemos prestado»
Podemos se suma a la huelga climática del 27 de septiembre
Podemos denuncia el encarlamiento de cuatro líderes del Movimiento Sin Techo en Brasil
¿A quién vota la clase trabajadora en España?
Consulta sobre el sentido del voto de los diputados y diputadas de Podemos en las sesiones de investidura de la XIII legislatura

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org