Publicado en línea el Lunes 21 de marzo de 2016, por Kaos en la red/Resumen latinoamericano

EEUU es el único país que unilateralmente ha dividido al mundo entero en regiones militares que monitorea y pretende controlar. En 2007, creó un nuevo comando militar para controlar Africa (el USAFRICOM). Orientado contra la exitosa y acelerada expansión de negocios de las empresas chinas con numerosos países africanos, y el financiamiento chino a bajo interés y sin condicionamientos, que a diferencia de los organismos de crédito occidentales (como el FMI) no decía a los países lo que tenían que hacer. Sin embargo, cuando EEUU quiso plantar la cede central del Comando militar Africa en ese mismo continente, se encontró con el rechazo de los africanos que se oponían a la presencia de puestos militares extranjeros en su territorio y de tropas africanas dirigidas por extranjeros. Justamente, quien encabezaba tal oposición era el coronel Gadafi (que en ese sentido coincidía con Nelson Mandela). Gadafi, impulsaba la integración de los países africanos y estaba dispuesto a financiarla con el petroleo libio, lo cual es una amenaza para EEUU y los europeos que requieren países individuales no integrados que puedan ser amenazados y puestos uno en contra del otro. Gadafi también sostenia que Africa podía desarrollarse por sí, sin el sistema económico occidental. Además, las multinacionales estadounidenses estaban descontentas en vista de la cancelación del contrato de 1.000 millones de dólares con la empresa de ingeniería Bechtel. Por otra parte, no concretó el contrato de 14.000 millones de dólares para compra de armas francesas que había hablado con Sarkozy. El ataque a Libia en el 2011 fue la primera guerra del comando Africom, que realmente el que dirigió las operaciones por detrás de la OTAN en que figuraba Francia. Liberada una barrera para acceder a los recursos naturales de Africa con la fragmentación de Libia, el asesinato de Gadafi y de miles de personas inocentes, el imperialismo de EEUU y los colonialistas europeos enviaban un mensaje a las aspiraciones nacionalistas, antiimperialistas y anticapitalistas que puedan tener los países africanos y les marcaron los límites.

En esa situación una actitud imprevista y reveladora ocurrió con la secretaria de Estado de Obama, Hillary Clinton, a pesar del blindaje de la imagen pública positiva fabricada por la poderosa maquinaria global estadounidense de comunicación masiva. Poco después que el gobierno de Obama intervino en Libia y se concretó la supresión física del líder libio, la secretaria de Estado Hillary Clinton, en una entrevista periodística televisiva mostrando gran alegría, dijo con una amplia sonrisa unas simples palabras : 'Fuimos (a Libia), vimos y murió (Gadafi)...' El hecho de festejar con evidente alegría la muerte, aunque sea de un enemigo, revela una escala de valores por cierto tenebrosa relacionada con lo que esa clase de personas es capaz de llegar a hacer.
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::

El New York Times sobre Hillary Clinton : retrato de una criminal de guerra
Resumen latinoamericano/ 18 de Marzo 2016.-

Una serie en dos partes titulada “El juego de Libia” publicada en las ediciones del domingo 27 y el lunes 28 de febrero del New York Times es una acusación irrefutable contra Hillary Clinton, la ex Secretaria de Estado de Estados Unidos y actual favorita para la nominación presidencial demócrata.

El artículo, escrito por Scott Shane, corresponsal de seguridad nacional del Times, y el periodista de investigación Jo Becker, detalla el papel protagónico desempeñado por Hillary Clinton en fomentar una guerra de agresión que mató a decenas si no a cientos de miles. El hecho de que no pretendía ser una exposición de estas atrocidades imperialistas lo hace aun más incriminatorio.

El Times ha respaldado la campaña presidencial de Clinton al describirla como “una de las personas mejor y más ampliamente cualificadas a la candidatura presidencial en la historia moderna” y como una presidenta que “usaría el poderío militar de Estados Unidos con efectividad”. El periódico ha ayudado a promover la propaganda política que la ostenta como ícono feminista y candidata que merece el apoyo de los afrousamericanos.

Nadie sospecharía que los antecedentes penales de la Sra. Clinton la convierten en el equivalente político de una viuda negra.

Incluso el artículo sobre Libia sugiere que su papel clave en la instigación de la guerra EE.UU.-OTAN en 2011 arroja una favorable luz “sobre la clase de presidenta que podría ser”. La describe como una “dedicada estudiante e implacable inquisidora, ávida lectora de abultados informes, abierta a las opiniones divergentes de sus subordinados, estudiosa de sus contrapartes extranjeras para persuadirlas. Era pragmática, tenía voluntad de improvisación…”

Esta descripción da por hecho que toda esta dedicación, pragmatismo e improvisación sirvieron para fomentar una violenta guerra criminal que arrasaría a una sociedad entera.

Hoy por hoy, como lo señala el artículo, Clinton evita las preguntas sobre la guerra con clichés sobre la participación de los libios en dos elecciones, que produjeron lo que hoy son tres gobiernos rivales, ninguno de ellos capaz de afirmar que rige en ninguna parte significativa de un país bañado en sangre por la guerra civil. Clinton dice que “es demasiado pronto para saber” cómo evolucionará la situación en Libia cuando han pasado cinco años de la guerra y mientras Washington nuevamente destaca tropas de operaciones especiales en el terreno y lanza bombas sobre Libia.

El artículo establece que Clinton “presionó por un programa secreto que suministrara armas a las milicias rebeldes”, compuestas en gran parte de grupos islamistas, algunos con vínculos directos con Al Qaeda.

Dentro del gobierno, informa el Times, ella presionó por la intervención militar directa de Estados Unidos en razón de que el gobierno británico y el francés seguirían adelante sin Estados Unidos y Washington sería “dejado atrás” y “sería menos capaz de dar forma” a la pelea por el control de Libia y su riqueza petrolera.

El pretexto, que las fuerzas del gobierno libio estaban a punto de cometer una “masacre genocida de manifestantes” en la ciudad oriental de Bengasi, fue refutada posteriormente por grupos internacionales de derechos humanos, y el número total de muertos en enfrentamientos armados antes de que los Estados Unidos y la OTAN comenzaron sus bombardeos contra Libia ascendieron apenas a 350.

Al comienzo de esta campaña de bombardeos, relata el artículo, funcionarios libios, funcionarios de las Naciones Unidas, otros gobiernos africanos y la Unión Africana realizaron numerosas tentativas para negociar un alto el fuego y lograr un arreglo político, todas las cuales fueron rechazadas por Washington. A Charles Kubic, un almirante retirado que recibió una propuesta de un alto oficial del ejército libio para un cese al fuego de 72 horas, el comando militar de Estados Unidos le ordenó cortar inmediatamente la discusión en base a órdenes que habían llegado desde “fuera del Pentágono”.

“La pregunta que sigo haciéndome es, ¿por qué no se pasó 72 horas dándole una oportunidad a la paz?”, le dijo al Times.
La respuesta obvia es que quienes habían promovido la intervención de Libia, con Clinton a la cabeza, estaban decididos a tener su guerra para cambiar el régimen pelearon hasta lograr un final sangriento.

Eso pasó en octubre de 2011 con el brutal linchamiento de Gadafi por una turba de “rebeldes” islamistas apoyados por Estados Unidos.
Después de ver un video en el BlackBerry de un ayudante del líder libio siendo golpeado y sodomizado con una bayoneta antes de ser asesinado, Clinton exclamó “Wow!”.

Entonces, de manera infame, se dio vuelta a su entrevistador y exclamó “¡Vinimos, vimos, murió!” y soltó una risotada de placer.

Junto con Gadafi fue asesinado su hijo Moatassem, quien dos años antes había sido calurosamente bienvenido al Departamento de Estado con sonrisas y apretones de manos por la misma Hillary Clinton.

Como deja en claro el artículo, estos crímenes sangrientos fueron vistos por Clinton y sus partidarios como grano para combustible para su campaña presidencial de 2016. Su ayudante principal en el Departamento de Estado emitió una nota afirmando que la grabación demostraba el “liderazgo/propiedad/dominio de Clinton de la política de este país hacia Libia de principio a fin”.

“El lenguaje empleado en el memo la situó en el centro de todo”, señala el artículo: “‘HRC anuncia… HRC dirige… HRC viaja… HRC implica’, decía.” (N del R: HRC = Hillary Rodham Clinton)

Hillary Clinton en Siria

Como secuela de la catástrofe en Libia, el artículo atribuye a Clinton que “impulsa un agresivo programa USamericano para armar y entrenar a los rebeldes sirios que tratan de derrocar al presidente Bashar al-Assad”.

Sin embargo, no detalla el vínculo específico entre estas dos intervenciones imperialistas. Se llevaron armas incautadas de los arsenales del gobierno libio, junto con combatientes libios islamistas, a Siria, todo ello bajo supervisión de la CIA, que estableció una estación secreta en Bengasi y otra en el sur de Turquía.

Después de que las rivalidades y recriminaciones entre la agencia y los islamistas estallaran el 11 de septiembre con el ataque a las instalaciones USamericanas en Bengasi, donde murió el embajador USamericano y tres miembros del cuerpo de seguridad, Clinton fue presa de las críticas republicanas, no por librar una guerra ilegal, asesinar a un dirigente extranjero o armar a Al Qaeda, sino por el supuesto “encubrimiento” del incidente de Bengasi.

De igual modo, se ha echado a andar una investigación que sigue en curso por el uso que hiciera Clinton de un servidor privado de correo-electrónico no seguro que gestionaba material considerado confidencial, pero poca atención se ha prestado al contenido de los mensajes electrónicos que, una vez más, implican a Clinton en los sangrientos crímenes perpetrados en Libia, Siria y otros países.

La participación de Clinton en los acontecimientos en Libia sintetiza la arrogancia y la temeridad de una política exterior USamericana inseparable del militarismo y las agresiones. En el descarado intento de Clinton por utilizar hechos en los que fueron asesinadas miles de personas y millones se convirtieron en refugiados con tal de hacer avanzar sus ambiciones políticas encontramos una expresión consumada de la degradación de la élite gobernante en Estados Unidos, su sistema político en general y el Partido Demócrata en particular.

En un mundo justo, o por lo menos uno en el que siguieran observándose los principios sobre los que fundaron los juicios de Núremberg por crímenes de guerra de los líderes sobrevivientes del Tercer Reich, Hillary Clinton no sería candidata a presidente de los Estados Unidos, sino que, en el mejor de los casos, estaría pasando el resto de su vida en una celda.

fuente:Kaos en la red


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
TERMINO LA IMPUNIDAD de CORONDA
“La avanzada criminalización contra los pueblos indígenas”
El caso Agustín Ramírez ante la CIDH
INTA: Preocupación por posibles despidos y el inminente ajuste presupuestario que amenaza paralizar la institución
Situación actual de Argentina sobre derechos en Islas Malvinas
“La historia del Bauen está basada en los imposibles”
IX Asamblea QOPIWINI: “Para acompañar el reclamo de los cuatro pueblos, para estar unidos”
¿Qué es el XXXI Encuentro Nacional de Mujeres?
El triunfo de Trump y la crisis china
#‎8J‬ Inolvidable! Marcha desde el Obelisco hacia el Ministerio de Trabajo

EN LA RED :
Un monde de pauvreté
VIVAN LOS DDHH
Repudio a la represión de la comunidad del Lof Lafken Winkul Mapu
Alerta y movilización en defensa del FONID
Una gran victoria: la Justicia Penal de San Isidro rechazó desalojar Punta Querandí
Cuanto peor, mejor: la torre de control ordena el despegue de los conflictos que vienen
utpba, otro acuerdo de espaldas a los trabajadores
Subte: Volvieron las medidas de fuerza por conflicto salarial

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org