Publicado en línea el Lunes 9 de marzo de 2020, por agustin

By Ellen Brown

Andrés Manuel López Obrador (conocido como AMLO) ha sido comparado con el líder de la oposición de izquierda del Reino Unido, Jeremy Corbyn, con una diferencia notable: AMLO está ahora en el poder. Él y su coalición de izquierdas ganaron por abrumadora mayoría en las elecciones generales de México de 2018, derrocando al Partido Revolucionario Institucional (PRI) que había gobernado el país durante gran parte del siglo pasado. Llamado el “primer experimento de izquierda en México”, la elección de AMLO marca un cambio dramático en la dirección política del país. AMLO escribió en su libro de 2018 “Una nueva esperanza para México”, “En México la clase gobernante constituye una banda de saqueadores… México no se fortalecerá si nuestras instituciones públicas permanecen al servicio de las élites ricas”.

El nuevo presidente ha mantenido sus promesas de campaña. En 2019, su primer año en el cargo, hizo lo que Donald Trump se comprometió a hacer – “drenar el pantano” – purgar el gobierno de tecnócratas e instituciones que él consideraba corruptas, despilfarradoras o que impedían la transformación de México después de 36 años de fallidas políticas neoliberales centradas en el mercado. Otros logros han sido el aumento sustancial del salario mínimo, al tiempo que se han recortado los salarios más altos del gobierno y las pensiones de mayor cuantía; la concesión de pequeños préstamos y subvenciones directamente a los agricultores; la garantía de los precios de las cosechas de los principales cultivos agrícolas; la puesta en marcha de programas en beneficio de los jóvenes, los discapacitados y los ancianos; y la puesta en marcha de un plan de infraestructura de 44.000 millones de dólares. El objetivo de López Obrador, dice, es construir un “nuevo paradigma” en la política económica que mejore el bienestar humano, no sólo que aumente el producto interno bruto.

El fin de la era neoliberal

Para cumplir esa promesa, en julio de 2019 AMLO convirtió la caja de ahorros federal de propiedad pública Bansefi en un “Banco de los Pobres” (Banco del Bienestar). Dijo el 6 de enero que la era neoliberal había eliminado todos los bancos estatales excepto uno, que había obtenido la aprobación para expandirse con 2.700 nuevas sucursales. Sumadas a las 538 sucursales existentes del antiguo Bansefi, eso llevará el total en dos años a 3.238 sucursales, superando con creces a cualquier otro banco del país. (Banco Azteca, actualmente el más grande por número de sucursales, tiene 1,860.) También se desarrollará la banca digital. Hablando con un grupo local en diciembre, AMLO dijo que su meta era que el Banco de los Pobres llegara a 13,000 sucursales, más que todos los bancos privados del país juntos.

En una conferencia de prensa el 8 de enero, explicó por qué se necesitaba este nuevo banco:

Hay más de 1.000 municipios que no tienen una sucursal bancaria. Estamos distribuyendo los recursos [de bienestar] pero no tenemos una manera de hacerlo. . . . La gente tiene que ir a las sucursales que están a dos o tres horas de distancia. Si no llevamos estos servicios cerca de la gente, no vamos a llevar el desarrollo a la gente. …

Ya están construyendo. Los invitaré dentro de dos meses, tres como máximo, a la inauguración de las primeras sucursales porque ya están trabajando, están consiguiendo el terreno… porque tenemos que hacerlo rápido.

El presidente dijo que los 10.000 millones de pesos (530,4 millones de dólares) necesarios para construir las nuevas sucursales provendrían de los ahorros del gobierno; y que ya se habían transferido 5 millones al Banco del Bienestar, que pasaría los fondos a la Secretaría de Defensa, cuyos ingenieros se encargaban de la construcción. Los militares también se utilizarán para transportar los fondos físicos a las sucursales para las prestaciones sociales. AMLO añadió: “Me están ayudando. Me están apoyando. Los militares se han comportado muy bien y no se echan atrás en absoluto. Siempre me dicen ‘sí puedes, sí lo hacemos, vete’. ”

A la preocupación de que el banco de propiedad del gobierno retirara los depósitos de los bancos comerciales y pudiera competir de otras formas, como haciendo préstamos sin interés a las pequeñas empresas, AMLO respondió:

No hay razón para quejarse de la construcción de estas sucursales. … Si los bancos privados quieren construir sucursales, tienen todo el derecho de ir a las ciudades y construir sus sucursales, pero como no lo harán porque creen que no es un [buen] negocio, tenemos que hacerlo… es nuestra responsabilidad social, el Estado no puede eludir su responsabilidad social.

La preocupación, según The Financial Times, es que acabe recurriendo al Banco Central para financiar programas de gobierno, siguiendo los pasos de la ex presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

Asuntos con el Banco Central

Aunque la legislatura ha aprobado el nuevo banco, el banco central de México todavía puede bloquearlo si se infringen las normas bancarias. Ricardo Delfín, que trabaja en la firma internacional de contabilidad KPMG, dijo al periódico La Razón que si el dinero para financiar el banco proviene de un préstamo del gobierno federal y no de capital, afectará negativamente el “índice de capitalización” del banco. Pero AMLO sostiene que el banco será autosuficiente. Los fondos para la construcción vendrán de los ahorros federales de otros programas, y los gastos operativos del banco serán cubiertos por pequeñas comisiones pagadas en cada transacción por los clientes, la mayoría de los cuales son beneficiarios de la asistencia social. Las sucursales se construirán en terrenos propiedad del gobierno o donados, y las empresas de software se han ofrecido para asesorar de forma gratuita.

Sobre el banco central, dijo:

Vamos a hablar con los del Banco de México respetando la autonomía del Banco de México. Tenemos que educarlos porque para ellos esto es un anacronismo, incluso un sacrilegio, porque tienen otras ideas. Pero hemos llegado aquí [en el gobierno] después de decirle a la gente que la política económica neoliberal iba a cambiar. . . .

No debería haber obstáculos. ¿Cómo va a impedir el Banco de México que tengamos una sucursal que disperse los recursos a favor del pueblo? ¿Qué daño hace eso? ¿A quién perjudica?

AMLO ha prometido repetidamente no interferir en los negocios del banco central, que ha sido autónomo durante el último cuarto de siglo. Pero también ha dicho que le gustaría que su mandato se ampliara desde la simple preservación del valor del peso mediante la lucha contra la inflación hasta el fomento del crecimiento. La preocupación, según The Financial Times, es que pueda utilizar el banco central para financiar programas de gobierno, siguiendo los pasos de la ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, “cuyas heterodoxas políticas condujeron a una alta inflación y, según muchos economistas, a la actual crisis del país”.

Mark Weisbrot contrarresta en el New York Times que los problemas de Argentina fueron causados, no por la impresión de dinero para financiar el desarrollo interno, sino por una masiva deuda externa. La hiperinflación se produjo en realidad bajo el sucesor de Fernández de Kirchner, el presidente Mauricio Macri, que la reemplazó en 2015. La deuda pública creció del 53% a más del 86% del PIB, la inflación se disparó del 18% al 54%, los tipos de interés a corto plazo se dispararon al 75% y la pobreza aumentó del 27% al 40%.

En unas elecciones trastornadas en agosto de 2019, el indignado público argentino reeligió a Fernández de Kirchner como vicepresidenta y a su ex jefe de gabinete de ministros como presidenta, restaurando el legado Kirchner de 12 años iniciado por su esposo, Néstor Kirchner, en 2003 y considerado por Weisbrot como una de las presidencias más exitosas del hemisferio occidental.

El presidente mexicano ha criticado que el PIB se interprete como el estándar máximo, abogando en su lugar por un modelo de desarrollo que incorpore en sus parámetros a tener en cuenta la distribución de la riqueza y el acceso a la educación, la salud, la vivienda y la cultura.

Más apropiado que la Argentina como modelo de lo que puede lograr un gobierno que trabaja en asociación con su banco central es el de Japón, donde el Primer Ministro Shinzo Abe ha financiado sus programas de estímulo mediante la venta de bonos del gobierno directamente al Banco de Japón. El Banco de Japón tiene ahora casi el 50% de la deuda del gobierno, pero la inflación de los precios al consumidor sigue siendo baja, tan baja que el Banco de Japón no puede aumentar la cifra ni siquiera hasta su objetivo del 2%.

Otras opciones de financiación

Es poco probable que AMLO vaya por ese camino, porque se ha comprometido a no interferir con el banco central; pero los analistas dicen que necesita introducir algún tipo de estímulo económico, porque el PIB de México ha caído en el último año. El presidente mexicano ha criticado el PIB como el estándar máximo, abogando en cambio por un modelo de desarrollo que incorpore en sus mediciones la distribución de la riqueza y el acceso a la educación, la salud, la vivienda y la cultura.

Pero como advirtió Kurt Hackbarth en Jacobin en diciembre, “Para desplegar completamente [su] programa sin simplemente saquear otros rubros para pagarlo requerirá hacer algo que AMLO hasta ahora ha descartado categóricamente: aumentar los impuestos a los ricos y a las grandes corporaciones que, no es sorprendente, se comportan como completos bandidos en el amañado sistema financiero de México”.

AMLO ha jurado continuamente, sin embargo, no aumentar los impuestos a los ricos. En su lugar, ha reclutado a los magnates de los negocios de México como inversores en asociaciones público-privadas, lo que le ha permitido evitar la “trampa del tequila” que derribó a Argentina y al propio México en años anteriores, quedando atrapado en la deuda con los inversores extranjeros y el Fondo Monetario Internacional. Los líderes empresariales de México parecen estar contentos de invertir en el país, a pesar de que el PIB ha disminuido un poco.

Como señaló Carlos Slim, el hombre más rico de México, “La deuda no subió, no hay déficit fiscal y la inflación bajó”. En noviembre de 2019, la Secretaría de Economía informó que la inversión extranjera directa mostró un aumento del 7,8% en los primeros nueve meses de ese año en comparación con el mismo período de 2018, alcanzando su segundo nivel más alto de la historia; y al final de 2019 el peso aumentó alrededor del 4%. Las acciones también aumentaron un 4,5%, y la inflación bajó del 4,8% al 3%.

La asociación con los líderes empresariales locales es políticamente conveniente, pero las asociaciones entre el sector público y el privado pueden ser costosas; y como señala el profesor británico Richard Werner, el aprovechamiento de los inversores privados se limita a la recirculación del dinero existente en la economía. Lo mejor sería pedir prestado directamente a los bancos, que crean nuevo dinero bancario cuando prestan, como ha confirmado el Banco de Inglaterra. Este nuevo dinero circula entonces en la economía, estimulando la productividad.

Hoy en día, el mejor modelo para ese enfoque es China, que financia la infraestructura pidiendo prestado a sus propios bancos estatales. Como todos los bancos, crean préstamos como crédito bancario en sus libros, que luego se devuelven con el producto de los proyectos creados con los préstamos. No hay necesidad de recurrir al banco central o a los inversionistas ricos o a la base impositiva. Los bancos gubernamentales pueden crear dinero en sus libros como lo hacen los bancos centrales y los bancos privados.

Para México, sin embargo, utilizar sus bancos públicos como lo hace China sería algo para el futuro, si es que lo hace. Mientras tanto, AMLO ha sido un pionero en mostrar cómo un sistema bancario público nacional puede iniciarse de manera rápida y eficiente. La clave, al parecer, es simplemente tener la voluntad política, junto con un apoyo masivo del público, la legislatura, los líderes empresariales locales y el ejército.

Este artículo fue publicado por primera vez en Truthdig.com.

Ellen Brown

preside el Instituto de Banca Pública y ha escrito trece libros, incluyendo su último, Banking on the People: Democratizando el dinero en la era digital. También es co-anfitriona de un programa de radio en PRN.FM llamado “Es nuestro dinero”. Sus más de 300 artículos de blog están publicados en EllenBrown.com. Es una frecuente colaboradora de Global Research.

La fuente original de este artículo es Global Research

Copyright © Ellen Brown, Global Research, 2020


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   BOLIVIA, golpe de estado

   COLOMBIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ECUADOR

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Un nuevo fantasma atormenta Europa
Jorge Verstrynge y la distopía del Estado español
Lo que se ha ocultado detrás del conflicto de banderas: la borbónica y la independentista
¿Escisión en la OTAN?
Sobre algunas críticas a la renta básica incondicional: ¿miedo a la libertad?
La Ley de la Selva
¿Provocará la salida de Turquía una escisión en la OTAN?
Pablo Iglesias en el debate de investidura (2)
Un freno a la economía china
Las losas salariales de la crisis: España bate su récord de trabajadores pobres

EN LA RED :
Podemos exige impedir la anexión de Cisjordania
La batalla por la democracia internacional se está librando hoy en Estados Unidos
Frente a la COVID-19, Podemos exige justicia global y cambios en la deriva reaccionaria de la geopolítica internacional
Podemos sobre la suspensión de la democracia en Hungría
Podemos ante la negativa del Eurogrupo de adoptar medidas contra el COVID-19
Podemos apoya las movilizaciones del 8M 2020
Podemos ante la violencia y la suspensión del derecho de asilo en Grecia
Ti decides a fórmula coa que Podemos concorre ás eleccións galegas

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org