Publicado en línea el Martes 5 de abril de 2016, por Fuente: Por Más Tiempo

Semanas atrás, en el programa de América TV, Intratables, conducido por Santiago del Moro, el funcionario había sido acorralado por los panelistas Jonathan Viale y Sofía Caram que reclamaron, taxativamente, que la pauta adeudada al G23 por el Estado debía ser utilizada para saldar los salarios de los trabajadores y garantizar la continuidad de la fuente de trabajo. Se trata, precisamente, de uno de los reclamos centrales de la asamblea de Tiempo Argentino y de Radio América. De hecho, a través del buffet de abogados del SiPreBA, ya se han realizado cinco pedidos de embargo sobre esa pauta, dos de los cuales fueron favorables, uno ha sufrido un revés pero ya ha sido apelado mientras que dos esperan resolución en diversos juzgados. Además, ya se han presentado proyectos y pedidos de informes en el Parlamento Nacional y el de la CABA.
El miércoles por la noche, Lombardi participó nuevamente del mismo programa donde indagado nuevamente sobre el asunto aseguró que “Tiene que existir la pauta pública. Ahora, ésta es la situación en la que estamos: intentamos encontrar la forma jurídica para que, si había deuda de la pauta oficial, fuera directamente a los trabajadores, bypasseando a los accionistas”.
Son embargo, continuó, “el problema es que la mayoría [de accionistas y dueños de los medios] vendieron las facturas. La verdad es que no las tenían ellos. Estamos ante situaciones muy delicadas, un asunto entre privados”.
Es que, efectivamente, Sergio Szpolski vendió esa deuda en forma adelantada mediante una operación de deuda futura.
Pero, según el mismo empresario hizo saber a los delegados, esa operación se sustanció con un acuerdo que incluía una quita del 35% por un lado, más un aforo (un seguro que plantea el pago del monto restante una vez que se sustanciara el cobro de la creencia) del 30%. En esas condiciones, se trata de una financiación usurera envidiable para cualquier fondo buitre. La firma de esas condiciones implicaba la aceptación del “alto riesgo” que implicaba la operación.
El asunto es, precisamente, quién paga la crisis: los vaciadores y los usureros o los trabajadores.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ECUADOR

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Es verdad. Los pesticidas realmente están dañando a nuestros hijos
Fotogalería I: "Orgullo y disidencia"
Debate sobre el "Plan Maestro " en el Instituto de Formación Docente N°35
Allanamientos: habla Carmen Antilef, vecina del barrio San Lorenzo, Neuquén
Una marcha federal para que no silencien a la prensa
Doctorado honoris causa para un pedagogo qom
Angá Rodolfo
Honduras: Reprimen manifestación por el asesinato de Berta Cáceres
Línea 60: “Nunca hubo paro, acá hay un lockout patronal”
FESPROSA en alerta por intento de cesantías masivas en el Hospital Posadas

EN LA RED :
POROSHENKO SE EMBOLSO 15 MILLONES DE DÓLARES DEL PATRIARCADO DE CONSTANTINOPLA, PERO IMPID

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org