Publicado en línea el Jueves 8 de octubre de 2020

Las frecuentes amenazas, ataques y asesinatos contra quienes defienden la tierra, el territorio y el ambiente en Colombia han evidenciado la falta de efectividad del gobierno para atender la grave crisis que enfrenta el país en el tema de personas defensoras de derechos humanos, dijo Amnistía Internacional en un nuevo informe publicado hoy. ¿Por qué nos quieren matar? La falta de un espacio seguro para defender derechos humanos en Colombia examina las razones detrás de la violencia contra líderes y lideresas de comunidades que habitan regiones ubicadas en zonas geográficamente estratégicas y con riqueza en recursos naturales. El informe analiza, además, la poca efectividad de las medidas de protección que el gobierno ha aplicado desde la firma del Acuerdo de Paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 2016. “Desde hace años, Colombia es uno de los países más peligrosos en todo el mundo para las personas que defienden los derechos humanos, los territorios y recursos naturales. Sin embargo, desde la firma del Acuerdo de Paz en 2016, las cosas han empeorado, particularmente para quienes viven en zonas geográficamente estratégicas y ricas en recursos naturales”, dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistia Internacional. Colombia es uno de los países más peligrosos para las personas que defienden los derechos humanos, los territorios y los recursos naturales Erika Guevara Rosas, Amnistía Internacional “Las personas defensoras seguirán muriendo hasta que el gobierno aborde de manera efectiva cuestiones estructurales, como la profunda desigualdad y la marginalización en la que viven las comunidades, la tenencia y control de la tierra, la sustitución de cultivos ilícitos y la justicia”. El informe recoge los casos de cuatro comunidades en particular riesgo: el Proceso de Comunidades Negras (PCN) en Buenaventura, Valle del Cauca; el Comité de Integración Social del Catatumbo (CISCA) en Norte de Santander; el Asentamiento Ancestral Indígena Kubeo – Sikuani (ASEINPOME) en Meta; y la Asociación de Desarrollo Integral Sostenible de La Perla Amazónica (ADISPA) en Putumayo. Representantes de cada una de las comunidades detallaron a Amnistía Internacional los incidentes de amenazas y ataques que han sufrido por defender el territorio y el medio ambiente. Miembros del CISCA, por ejemplo, explicaron que, al vivir en una de las zonas de mayor producción de coca en Colombia, son estigmatizados, hostigados y violentados al ser acusados de apoyar a los grupos armados que operan en la zona. Las comunidades de pueblos Indígenas en todo el país también son sujetas de frecuentes ataques por su defensa territorial y de los recursos naturales. En el departamento del Meta, por ejemplo, la falta de reconocimiento de los derechos territoriales de la comunidad indígena Kubeo –Sikuani les ha dejado desprotegidos y amenazados en sus tierras. La pandemia del COVID-19 ha puesto a las personas defensoras de derechos humanos en una situación de mayor riesgo, invisibilizando los contextos de violencia que enfrentan y la falta de protección de las autoridades. Durante la pandemia las autoridades han reducido los esquemas de protección de algunas personas defensoras, y han autorizado actividades que incrementan el riesgo de las comunidades como la extracción de recursos naturales, operativos policiales y erradicación forzada de cultivos ilícitos. Colombia ha establecido un número de medidas para proteger, al menos en el papel, a quienes defienden los derechos humanos. Al menos 14 de aquellas normas abordan de manera directa o indirecta el tema de la protección colectiva. Sin embargo, las instituciones y sus programas están plagadas de problemas que las tornan poco efectivas. La Unidad Nacional de Protección otorga sólo medidas como escoltas, teléfonos celulares y carros blindados con un enfoque altamente individual y urbano. Por su parte, el Sistema de Alertas Tempranas, diseñado para otorgar protección colectiva, es poco efectivo porque el incumplimiento de sus medidas por parte de las entidades estatales no conlleva consecuencias. El conjunto de acciones adoptadas por las autoridades colombianas con el propósito de prevenir el riesgo, contrarrestar las amenazas y minimizar las vulnerabilidades de los grupos y comunidades, conocido como Ruta de Protección Colectiva, tampoco están siendo implementado de manera efectiva. “Aunque Colombia cuente en teoría con uno de los sistemas de protección más completos de la región, no son efectivos porque las autoridades se rehúsan a actuar de manera preventiva y abordar las causas estructurales de la violencia colectiva contra las personas defensoras”, dijo Erika Guevara Rosas. “El abanico de normas de protección es tan extenso y complejo que muchas personas defensoras dicen que no saben cómo utilizarlo o que no es lo que necesitan a nivel comunitario. Si realmente quieren proteger a quienes defienden el medio ambiente, las autoridades de Colombia necesitan escuchar a las comunidades en riesgo, apoyarlas en fortalecer las estrategias que ya han desarrollado, y asegurar justicia para quienes les atacan”. Amnistía Internacional ha lanzado una campaña pidiendo al público a tomar acción para que las personas defensoras de derechos humanos en Colombia puedan desarrollar su trabajo con garantías de seguridad y protección. Solicitantes de asilo en España Con la difícil situación que viven las personas defensoras de derechos humanos en Colombia, a Amnistía Internacional le preocupa que no se estén analizando de manera individual las solicitudes que llegan a nuestro país y se esté procediendo a una denegación en bloque por nacionalidad. En 2019, se presentaron 29.410 solicitudes de protección internacional procedentes de Colombia. Hasta el 31 de agosto de 2020, últimas cifras oficiales, se habrían presentado 20.488 solicitudes por parte de personas procedentes de este país. En 2020, el Ministerio del Interior habla de un total de 41.114 resoluciones desfavorables para solicitantes de asilo o proteción internacional, de las cuales 23.253 eran para solicitantes procedentes de Colombia. Solo 490 personas colombianas de la totalidad han obtenido este año estatuto de refugiado, protección subsidiaria, o protección por razones humanitarias en nuestro país. Amnistía Internacional recuerda a la Oficina de Asilo y Refugio, dependiente del Ministerio del Interior, la necesidad de que se tenga en cuenta que Colombia es uno de los países más peligrosos para las personas que defienden los derechos humanos, los territorios y los recursos naturales en todo el mundo. /// FIN


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
03/08/16 - Ningún Papa fue tan lejos en la condena del capitalismo
Israel / TPO: El uso de fuerza excesiva en Gaza, una violación terrible del derecho internacional
La ONU debe tomar medidas firmes sobre la intensificación de la crisis de derechos humanos en Bielorrusia
La negativa de Trump a cooperar con Biden agrava la crisis de derechos humanos relacionada con la COVID-19
12/08/16 - Estados Unidos publica documentos secretos sobre la dictadura en Argentina
26/02/16 - Algunas reflexiones, autocriticas y propuestas sobre el proceso de cambio en Bolivia
El Consejo de Derechos Humanos debe exigir respuestas a China sobre los campos de internamiento
México: Orden para crear una comisión de investigación es un avance importante en el caso de Ayotzinapa
24/06/16 - De la ’conquista’ a la violencia: la compleja situación de violencia y la cultura del estupro en el Brasil. Entrevista con Jacqueline Pitanguy
Sierra Leona: Deficiencias en vivienda y medio ambiente tras las avalanchas de lodo

EN LA RED :
Haut-Karabagh : victoire de Londres et d’Ankara, défaite de Soros et des Arméniens, par Thierry Meyssan
L’armée britannique contre les argumentaires anti-vaccin (The Times)
Retour triomphal d’Evo Morales en Bolivie
Le directeur de l’OMS, accusé de trafic d’armes
Les euromissiles nucléaires reviennent, par Manlio Dinucci
Continuation des réseaux Stay-Behind de l’Otan au Danemark
Joe Biden annonce le retour du libre-échange
Un compte Facebook non-officiel de Thierry Meyssan a été piraté

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org